27 mayo 2008

A la hora del documental

Una chica, que bien podría tener entre dieciséis y dieciocho años, arroja agua con una manguera sobre el pecho de otra chica de su misma edad, que sólo se cubre con un ceñido top blanco (resulta evidente a la vista) y unos shorts vaqueros. Mientras, un fotógrafo las retrata mientras les pide que pongan gesto sexy pero "no vulgar". O yo no entiendo mucho de moda, o el gesto no difería mucho de los que ilustran las portadas de las revistas para adultos que podemos ver en cualquier kiosko. Pero no se preocupen, seguro que es porque están empezando. Empezando, sí, en la academia para aprender a ser modelos que el canal televisivo Cuatro tiene instalada en su programación y que emite -al menos- de lunes a viernes sobre estas horas.

En el pase de hoy, tras la sesión de fotos, ha llegado el turno del desfile de lencería (no sé si en medio han hecho otra cosa, porque esos dos instantes los he encontrado zappeando), y tengo la impresión de que el común denominador de sendos instantes no es casual; la última vez que me crucé con el programa -hace semanas- fue en el momento de una pausa publicitaria, en la que, como si de una transmisión deportiva se tratara, mantenían la pantalla dividida y en un pequeño bloque mostraban a una "estudiante" duchándose sólo cubierta por un escueto bañador.

Sin entrar en lo oportuno o entretenido del programa, he de decir que sinceramente me ha extrañado que un canal como Cuatro emita este espacio, cuando esa franja horaria la podía dedicar a emitir óperas, documentales o, mejor aún, episodios de Los Simpson. Seguro que ellos no querían; se lo habrán ordenado.

Publicar un comentario