09 mayo 2008

Cabanyal vivo (I): La Paca

Esta semana nuevamente el barrio del Cabanyal ha sido el protagonista de este blog, como en ocasiones anteriores, pero casi siempre, por desgracia, debido a la operación especulativa que el Ayuntamiento de la ciudad quiere hacer en el barrio. Sin embargo, todo el movimiento en torno a la degradación que el gobierno municipal está infligiendo en la zona acaba transmitiendo una imagen del mismo que dista mucho de la real (y lo digo porque vivo en él).

El Cabanyal-Canyamelar es un barrio único y maravilloso, sencillamente tan abandonado como lo estaba el popular casco antiguo de la ciudad (Carmen, Velluters, etc.) hace dos décadas. Y como aquel, con tan sólo un poco de mayor visibilidad recobraría la vida y el esplendor que merece. Por eso, a partir de esta semana trataré de poner mi granito de arena para que se conozcan algunos de sus valores (para lo que espero contar con la ayuda de un colega en breve), ignorados todavía por muchos vecinos de la ciudad.

Y empezaré por uno de los más recientes, que quizás sea el que encendió la chispa para sacar esta idea adelante. Lo conocí la semana pasada (gracias a un post en el blog de Paco Ferrer) y me quedé prendado. Se trata de La Paca, un café bar ubicado en la calle Rosario (ver ubicación en plano), junto a la plaza del Rosario y el Teatre El Musical (que tendrá seguro una entrada similar a esta). Se trata de un lugar reducido, modestamente reformado, pero de estética moderna, en el que uno puede leer la prensa diaria, interesantes revistas o charlar con los colegas, mientras disfruta de unas cañas a precio popular y con derecho a tapa (1€ caña y tapa, como mandan los cánones). La música de fondo, alternativa -de la fusión a la electrónica- y a un volumen correcto. La Paca es rompedora en todos los sentidos: por su propuesta estética, por su política empresarial -cuando todo en Valencia sube ellos apuestan por los precios populares-, y por su ubicación para nada casual, en medio de un punto del barrio considerado de los más deprimidos. Allí, se ubicó con toda la intención por parte de su dueño, como una vacuna inyectada en la misma raíz de la enfermedad. ¿Y por qué no? Puede que por allí empiece su cura. ¿Alguien se anima a plantar otro similar al lado?


La-Paca-Cabanyal

Publicar un comentario