22 abril 2008

Un metro de segunda

La edición digital de la edición valenciana de El Mundo, tiene una sección interesante, llamada Ciudadano CVA que parece realizada con comentarios de los lectores (aunque debo ser muy torpe no acabo de ver el mecanismo para participar). El caso es que ayer en la sección la encabezaba el texto de un usuario de Metrovalencia, manifestando el servicio lamentable que da este transporte público en Valencia y que no resiste la comparación con el de cualquier ciudad que uno visite. Un fragmento dice así:

"El Metro de Madrid es un sistema alternativo al vehículo privado. El de Valencia no. Y comprendo que la red de la capital es más longeva y mucho más extensa que la valenciana. Pero estos argumentos no sirven como excusa. La frecuencia de paso entre convoys es allí de dos minutos. En algunas líneas de Valencia supera los 15. [...] Mientras tanto, los políticos se siguen apuntado tantos. Se desviven por añadir líneas en el mapa del metro, que en realidad son mera propaganda. Porque en Valencia, todos los trenes comparten la vía en alguno de sus tramos. Esto es lo que impide reducir las frecuencias de paso. Es lo que nos diferencia de un transporte público eficaz y moderno."

El autor (Rodolfo Martínez) aún da más detalles en un texto que yo firmaría de la primera a la última palabra. Y es que, al igual que en Valencia podemos enorgullecernos de tener -por ejemplo- un enorme palacio de la ópera, debemos avergonzarnos por tener una de las peores redes de metro de Europa. Eso sí, bonita.

Por cierto, el artículo ha durado un día al frente de la sección de El Mundo, ya que hoy ha sido sustituido por uno sobre la destitución de Koeman. Una lástima. El anterior, que no ponía en evidencia los servicios públicos de la Generalitat, se mantuvo desde el 15 de marzo.

Publicar un comentario