22 abril 2008

Sólo he podido verle en directo una vez y fue la ocasión en que más me he reído nunca en un teatro. Hace ya tiempo que tenía ganas de verlo de nuevo y, aunque ahora una grave enfermedad vaya a apartarle temporalmente de los escenarios, estoy seguro de que en breve podremos todos disfrutar de nuevo de su magia sobre las tablas. Ánimo, Pepe. Estaremos esperándote.
Publicar un comentario