11 abril 2008

Nunca es tarde... "Sicko" de Michael Moore

A pesar de conocer las suficientes artimañas para poder acceder por la cara a buena parte del material cultural que circula por la red, un servidor, bien por romanticismo o bien por hacer constar a quien corresponda su interés por determinados materiales, tenía previsto aplazar el visionado del último documental de Michael Moore, Sicko, -a sabiendas de que estaba colgada en internet- hasta que se estrenara en los cines españoles. De los films de Moore había visto en el cine la excelente Bowling For Columbine, y en DVD, el inferior Farenheit 9/11 y sus predecesoras, por lo que suponía que una película suya -su incursión en la ficción Operación Canadá es la excepción- era garantía de calidad.

Pero pasaba el tiempo y Sicko no se estrenaba en cines. Por no aparecer, no salía al mercado español ni en DVD, mientras sí se reeditaban sus primeros largos documentales. Finalmente, no sé a cuento de qué, hará unas semanas recordé la existencia del film y harto de esperar, decidí que sería cuestión de verlo ya del modo que fuera. No me resultó nada difícil (aquí abajo les pego dos enlaces al film subtitulado, tal cuál lo he encontrado hace un rato tras buscar cuatro minutos). Y la experiencia fue excelente.

Enfocado en el sistema sanitario estadounidense, Sicko no sólo deja en evidencia las deficiencias norteamericanas en lo que respecta a una sanidad pública inexistente, sino que también pone sobre la mesa las técnicas mafiosas que aplican los seguros médicos privados norteamericanos para evitarse prestar la atención médica que requieren sus asegurados. Y todo ante la vista gorda de una clase política sobornada por estos mismos seguros. El espectáculo es vergonzoso, y Moore lo desmenuza pausa y quirúrgicamente, poniendo al descubierto las técnicas rastreras de manipulación de los políticos estadounidenses para defender la sanidad privada (simplemente decir que la pública es "cosa de comunistas", "franceses" o "canadienses"); mostrando cómo en EEUU son capaces de dejarte morir si no comprueban que dispongas de seguro privado, y cómo en oposición, en países como Canadá, Francia o Gran Bretaña, eso sería imposible; y recordando, a su vez, que la sanidad estadounidense no siempre fue así, sino que llegó a serlo ante la dejadez y pasividad de sus propios ciudadanos que se confiaron a la gestión de determinados políticos.

Esta última fue para mí la principal lección de un film que Moore articula como sus precedentes, con profusión de casos similares, amartillando las ideas que quiere comunicar, y evitando a veces entrar en detalles y matices que no habría que descartar (en este caso, el director habla de que en Canadá, Gran Bretaña o Francia la sanidad es gratuita y eso es falso; la sanidad pública se paga con los impuestos, cuanto más impuestos y mejor gestión, mejor sanidad; menos impuestos, peores servicios públicos). Sin embargo, esto no empaña (si lo hiciera, no sé a qué altura quedarían los "informativos" de muchas de nuestras televisiones y el 80% de los diarios), una película muy didáctica y francamente entretenida, aunque se visiones en varias ocasiones notando un nudo en el estómago.

Lo que cabe preguntarse ahora es por qué Sicko, una película valiente y veraz realizada por un creador que cada vez cuenta con más público a lo largo y ancho del planeta, no se ha estrenado a penas más que en un puñado de salas norteamericanas. ¿Es descabellado pensar que a determinadas corporaciones no les interesa que la población conozca cómo se las gastan? Les dejo que lo reflexionen. Yo, sinceramente, voy a hacer lo posible para que la gente a mi alrededor la vea, y trataré también de convencerles de que a su vez la den conocer a los demás. Quizás así no nos suceda como un pueblo estadounidense que, sin darse cuenta, un día se dio cuenta de que carecía de sanidad pública, y no sabía cómo había sido.

PD: Les dejo aquí con los diez primeros minutos del film tal cuál los he encontrado en YouTube (en versión original subtitulada en castellano, no está doblada). Son espectaculares. Si quieren verla entera aquí tienen la primera parte y la segunda (vistas en Picapiedra Digital).



PD2: Y del final, el más espectacular de todos los que ha realizado Michael Moore en sus films, debatimos si quieren en los comentarios. Porque tiene miga.

Publicar un comentario