23 abril 2008

"Las obras de la Fórmula 1 superan ya los82 millones, más del doble de lo previsto". Así titula Levante-EMV su noticia de portada de hoy. Sin condicionales como "podría no costar nada" o futuribles como "tendrá un coste cero" con los que muchas veces algunos medios tratan de embaucarnos. Eso son promesas, sueños, y esto son hechos consumados. Además, como apunta Laura Ballester en su artículo, este montante que costea la Generalitat Valenciana, a través del ente Gestor de Transportes y Puertos (GTP), la Autoridad Portuaria de Valencia e Iberdrola, "no incluye la construcción de los Paddock, aparcamientos e instalaciones complementarias, licitadas por 3,1 millones de euros en noviembre" (y que, visto lo visto, saldrán por el doble) y aún está pendiente de adjudicar; ni las lonas con las que Rita Barberá quiere ocultar la degradación de los barrios que tiene abandonados junto a los que se ha emplazado el circuito. Ustedes dirán.
Publicar un comentario