04 abril 2008

¿Hablamos de agua?

Se acaba la semana, pero antes de tomarme un tiempo de asueto, no querría dejar de felicitar a Francisco Camps por la buena noticia de la semana en la Comunitat que es el descenso en el número de desempleados que ha registrado este mes. Concretamente han sido 318 los valencianos que han dejado de engrosar las listas del paro en la Comunitat el pasado mes de marzo y es justo que, si durante los últimos meses hemos señalado que el territorio gestionado por Camps siempre estaba entre los que lideraba la subida de desempleados (incluso cuando el paro bajaba en todo el país), ahora cuando baja le atribuyamos los méritos (aunque el paro sólo suba en tres comunidades, y de las que baje, donde menos sea en ésta). Déjense de que se deba a los contratos para semana santa, ni siquiera para fallas; si ha bajado el paro, déjenle que se cuelgue la medalla.

Porque la verdad, si ha de aferrarse a otro dato, está apañado. Hoy mismo, con motivo de las reiteradas llamadas de atención desde el Parlamento Europeo al Consell valenciano al respecto de los abusos urbanísticos en territorio valenciano, Camps volvía a echar balones fuera, asegurando que se trataba de "ataques premeditados al modelo valenciano sinónimo de prosperidad, modernidad y progreso" -o alguna sandez similar, que escribo de memoria-, consciente de que su población sólo atenderá a lo que salga por su boca en su tele -y sus medios- entre gol de Villa y gol de Nihat.

Porque sólo en el pasado 2007, cuando funcionó a máximo rendimiento el modelo económico campsista -que hacía de la Comunitat, según sus palabras y las de Rajoy, la "locomotora de España"-, ése basado en una construcción todavía funcionando a buen nivel y con la inversión de la Copa América supuestamente dejando millones y millones de beneficios a los valencianos, éstos perdieron el doble de poder adquisitivo que la media de España (vamos, que con el salario medio de un valenciano, éste podía hacer menos que la mayoría de sus vecinos), y el número de parados aumentó en 43.491 personas, el aumento relativo más grande España sólo superado por el de Murcia (¡la otra locomotora de España que Rajoy puso ayer de ejemplo de prosperidad!).

¿Es esta situación, con empresas hasta hace nada abanderadas de su "prosperidad" viniéndose abajo unas detrás de otras, con sus ciudadanos siendo los que más engrosan las listas del paro mes a mes y perdiendo al tiempo poder adquisitivo respecto al resto de españoles, cuando Camps se pone a sacar pecho? Y más teniendo en cuenta que para ello ha endeudado a la Comunitat hasta límites históricos. 619 millones de euros subió el pasado 2007, alcanzando casi el 20% de la deuda de toda España, y todo para rendir a los valencianos esos resultados. Hombre, tendrá a la goebbelsiana Canal 9 cubriéndole las vergüenzas, pero llegará el día en que, aunque sea por quiebra técnica, tendrá que rendir cuentas. ¿Pero se ha alarmado el President por esta deriva negativa de la comunidad que gobierna? ¿Se ha puesto manos a la obra para movilizar a los suyos y de cara a tomar medidas para mejorar la situación de los valencianos? Si atendemos a las convocatorias a les Corts realizadas durante el presente 2008 -dos y una de ellas para dificultar la acción de la justicia que investiga la supuesta corrupción de uno de los miembros de su partido-, cabría deducir que al Molt Honorable, la cada vez más deplorable situación de la Comunitat que gobierna, se la trae al pairo.

Eso sí, para organizarle a Rajoy el sarao del congreso del PP dispone de todo el tiempo del mundo. Y si el lobo asoma la oreja, ya despistaremos a la gente hablando de otra cosa, que la tenemos muy bien domesticada. ¿Qué les parece si hablamos de agua?

Publicar un comentario