08 abril 2008

De todos es conocido cómo, en Euskadi, el diario Gara, cuando ETA acomete un atentado o se producen extorsiones o actos de kale borroka, centra la atención de sus lectores en otros sucesos o tergiversa la verdad, minimizando la amenaza o buscando cualquier subterfugio para hacer parecer culpables a las víctimas. Es algo sin duda repulsivo. Me ha venido hoy a la cabeza cuando, al leer el diario valenciano Las Provincias, me he encontrado con el siguiente titular: "La Policía Nacional sospecha que los vídeos de agresiones racistas en Orriols son un montaje". Llama la atención el contraste entre la cobertura que el conservador diario valenciano dio en su día a la noticia -la reproducción perdida entre sus páginas de una nota difundida por agencia-, y la que ahora da al aparente desmentido (se trata tan solo de "sospechas") de una fuente no identificada. Pues eso, que me ha llamado la atención.
Publicar un comentario