28 abril 2008

Compromiso de integración, sí

El conseller de Inmigración y Ciudadanía Rafael Blasco ha anunciado hoy que la futura Ley de Integración del Inmigrante de la Generalitat Valenciana incluirá la obligatoriedad para los inmigrantes, de asumir un compromiso de integración por el que deberán adoptar "nuestro modelo de convivencia y nuestra escala de valores". Y saben lo que les digo, que me parece muy bien. Gastándonos lo que nos gastamos en carreras, calatravadas y demás, los valencianos de pura cepa llevamos tiempo percibiendo que lo poco que reservamos para gasto público no da para todos. Y hay que detener esta sangría. Por eso me parece perfecto que a todos esos holgazanes del norte de Europa, de tez clara y cuerpos vetustos, que vienen a Benidorm, Altea y demás a ratear con sus escasas pensiones y saquear los recursos de la sanidad pública con las caras operaciones que acompañan las edades avanzadas, regresen a sus países de origen, donde no podrán presumir del nulo castellano -del valenciano mejor no hablamos- que jamás aprendieron en sus largas e improductivas estancias en territorio español.

En cambio, expidamos por doquier esos carnets de españolidad a los inmigrantes latinoamericanos y africanos que vienen a este país trayendo toda la fuerza de su juventud y esas ganas de trabajar tan españolas, pues además de reportar grandes dividendos con su trabajo a las arcas de la seguridad social, no generan a penas gasto (sólo un necio no vería que curar el constipado de un marroquí no cuesta lo mismo que el triple by-pass de un alemán). Así que manos a la obra, a ver si enderezamos esto y vemos pronto los frutos, yo que sé, con una fallera mayor mestiza parlant en valencià (lo que serían dos logros en uno). Claro que sí.

PS: Vaya. Escucho hoy (martes) que el compromiso tiene letra pequeña: sólo se aplicaría a los inmigrantes extracomunitarios. Justo los que no nos sablan.

Publicar un comentario