31 marzo 2008

Camps en promoción

"Se ha acusado a Francisco Camps de preferir el viaje a Roma a presentarse en las Cortes Valencianas, pero cualquier de nosotros, en su lugar, hubiera actuado de idéntica manera. Entre una fotografía saludando a Alfonso Ferrada y otra a los pies de Benedicto XVI, caben pocas dudas a la hora de escoger. Camps se ha comportado como el excelente político que es y, gracias a ello, obtiene un importante triunfo mediático. Ahí están, para confirmarlo, las imágenes de los diarios. Puede que tengan razón quienes piensan que el presidente ha incumplido sus obligaciones, pero se necesitarán argumentos de mayor peso para convencer a los ciudadanos. La visita al Papa le ha proporcionado a Camps una publicidad de valor incalculable. Ya que estamos obligados a pagar su carrera política -como hicimos con Eduardo Zaplana-, alegrémonos de que utilice bien nuestro dinero. Camps sabe hacerlo, y su marcha ascendente en del Partido Popular es la mejor muestra.

Porque es evidente que Francisco Camps no está aquí para gobernar la Comunidad Valenciana, sino para preparar su futuro. Si al presidente le preocuparan los valencianos de un modo efectivo, se comportaría de manera muy distinta a como acostumbra. Pero mientras se gaste 700.000 euros en un torneo de viejas glorias del fútbol, y en Alicante los niños enfermos de cáncer no tengan atención a domicilio, no hay mucho sobre lo que podamos discutir. La comparación puede resultar demagógica, pero sólo en la medida en que la realidad lo es. [...]"

Aún continúa la excelente columna Realismo sucio, que firma hoy José Ramón Giner en la edición valenciana de El País. Recomiendo su lectura a todo aquél que quiera conocer un poco mejor el déficit institucional que vive actualmente la Comunitat Valenciana, como resultado de años de empleo de las mismas para la promoción personal de sus máximos representantes (elegidos, no lo olvidemos, por un pueblo plácidamente anestesiado).

PD: Camps fue el único de los cuatro presidentes de las comunidades autónomas que formaron parte de la Corona de Aragón -sí lo hicieron Iglesias, Montilla y Antich- que no acudió este fin de semana a la celebración del 800 aniversario del nacimiento del rey Jaume I, conquistador del territorio valenciano para su corona. Quizás ello habría supuesto reconocer que en las cuatro comunidades se habla la misma lengua (hasta el presidente aragonés la empleó en un momento dado consciente de que se habla en algunas poblaciones aragonesas) y no pasa nada. No, mejor fomentar la discrepancia y el odio entre pueblos vecinos, aunque sea a partir del engaño, si así se perpetúa en el poder. Así se las gasta Camps, el moderado del PP como le llaman en Madrid.

PD2: Para que se valore mejor mi apreciación positiva del detalle de Iglesias de hablar en catalán: Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, no dice en valenciano ni "bon dia". Son distintos modos de valorar y apoyar la cultura de su respectivos pueblos.

Camps avergüenza a su Comunidad ausentándose del Homenaje a Jaume I (la foto, de EFE/Alberto Estévez, la he pillado de Levante-EMV)
Publicar un comentario