26 febrero 2008

¡Qué estrés!

Nadie diría, después de ver la amabilidad con que se saludaron, cómo iban a acabar. Me convencieron unos y otros de que debía verlo, y lo he visto y escuchado en varias cadenas y radios (al final ya no aguantaba dedicándole toda mi atención). Bilis a tope, mala leche y chulería por doquier. Como lo peor de los últimos cuatro años pero comprimido en dos horas. En cada emisora ha ganado uno, aunque con matices, así que empate (menos en Canal 9, donde sólo les ha faltado comparar a Rajoy con Brad Pitt). Me lo podía haber ahorrado.

Publicar un comentario