28 febrero 2008

Para que los ricos viajen en AVE

De mi último viaje en tren también se me quedó grabada una pintada que pude leer cuando el convoy empezó a detenerse creo que junto a la estación de Tarragona. Decía algo así:

"Demà de nou arribaràs tard al treball per que els rics viatgen en AVE"

No necesita traducción, pero por si acaso alguien no la entiende, lo que dice es: "mañana llegarás de nuevo tarde al trabajo para que los ricos viajen en AVE". Esto, que algunos le parecerá una exageración y a otros una obviedad, también es algo que nunca se apunta a los ciudadanos cuando se les hablas del tren de alta velocidad. En mi tierra se ha hecho del AVE un arma electoral mediante la cuál PP y PSOE se han acusado mutuamente de no haber hecho lo posible para que la la línea entre Madrid y Valencia no esté en marcha cuando sus respectivos partidos han ostentado el gobierno de la nación. Con ello han movilizado a gran parte de su electorado y sé de buena tinta que muchos sienten animadversión a uno u otro partido convencidos a través de este subterfugio de que el otro partido odia a los valencianos.

Sin embargo, ni unos ni otros cuentan realmente lo que esta línea va a aportar a los ciudadanos de Valencia. ¿Va a significar que se anularán el resto de posibilidades de viajar en tren en una ciudad y otra como ha sucedido en el caso de la linea Madrid-Barcelona? Porque allí, o desembolsas unos 100 € por trayecto en clase turista o te toca viajar en el "ovejero", que sólo funciona por la noche y tarda casi diez horas en completar el trayecto (compruébenlo). ¿Sucederá aquí lo mismo? ¿Se abandonarán otros servicios útiles para las clases bajas como la mía (se dijo que los 100 € por trayecto permitían viajar a las clases medias, por lo que yo debo ser de la baja) para que puedan, como dice la pintada de Tarragona, viajar los ricos en AVE?

No lo sé. Lo que sí sé es que mientras Rita Barberá y González Pons siguen reivindicando un AVE del que Aznar no puso ni una traviesa mientras estaba en el Gobierno, y el PSOE jura y perjura que sus -pocos y agraciados- usuarios podrán viajar en él en 2010, en el subsuelo de Valencia capital el metro sigue ofreciendo un servicio tercermundista, acrecentado estos días por una huelga de maquinistas que hace que, en determinados momentos, sólo funcione al 60%. Para que se hagan una idea de cómo es de malo, si el servicio fuera como el del metro de Barcelona (en el que no pasan más de 4 minutos, muchas veces menos, entre tren y tren), al 60% aún funcionaría más rápido que ahora funciona al 100% (la frecuencia más baja es de 7 a 8 minutos, las altas de 20 a 30).

No ofrecer soluciones para eso y tratar en cambio de manipular al electorado haciéndole pasar por atractivo algo de lo que en su mayoría jamás se beneficiará, eso sí que me parece que, si no odiar, sí es menospreciar a los ciudadanos. En Valencia, en Cataluña y en la China Popular, que dijo aquél. Pero ya saben, igual es que yo soy un poco raro. O tan sólo es que soy de clase baja, ya saben, un amargado.

Publicar un comentario