15 febrero 2008

La viga en el propio

Reflexiona hoy María Lozano en su columna semanal en 20 Minutos sobre la última barbaridad salida de boca de uno de los miembros del gobierno autonómico valenciano:

"Alejandro Font de Mora, conseller de Educación, dice que su Gobierno prefiere potenciar el inglés antes que cualquier otra lengua extranjera como el catalán. Se dirá que en casa del herrero cuchillo de palo, pero algo de cultura lingüística debería suponérsele al conseller de Educación. ¿O acaso está al margen de la comunidad científica y académica? ¿No habrá leído que el catalán es una denominación legal para referirse a la lengua propia de los valencianos y las valencianas? Tal vez sólo sea puro teatro político, y aunque el conseller lo sabe, ahora saca pecho electoral para saltarse a la torera el debido respeto al idioma y suelta barbaridades por apenas un puñado de votos."

Sólo es la última reacción de las muchas que ha habido a la muestra de incultura del Conseller. Y es que por extraño que parezca fuera de los límites de la Comunitat, dentro de sus fronteras determinados políticos siguen haciendo de una mentira como que el valenciano no es la misma lengua que el catalán (imagínense como se pondrían por aquí si a Hugo Chávez le diera por afirmar que en Venezuela se habla el venezolano, y desde antes de que Colón se topara casualmente con el continente americano) un arma para rascar votos de muchísimos ignorantes.

Sin embargo, y eso no lo señala Lozano, esa mentira pervive con la complicidad de muchos medios de comunicación autóctonos, bien porque buscan lectores en ese nicho de ignorantes, bien porque son afines a los partidos que pescan en ese río de estulticia, o, lo que es peor, porque conocedores de que hay tanto engañado, no quieren que ningún lector se les ofenda. Y no, la principal función del periodismo es informar. Por eso, ante la desfachatez del conseller no se puede titular como hacía ayer 20 Minutos "¿Es el catalán una lengua extranjera?", sino optar por una de las dos opciones factibles. O no dar eco a su declaración, lo que al menos contribuiría a no dar pábulo a la sandez, o titular con la única información posible: "El gobierno autonómico del PP mantiene al frente de la Consellería de Educación a un ignorante".

El Conseller Font de Mora posa en su despacho. Los libros -como se puede observar en el resto de las vacías estanterías- están ahí para adornar (había tan pocos que pusieron un catálogo de Ikea).
Publicar un comentario