18 febrero 2008

En la tierra de las flores...

El vídeo de Parlem Clar, mostrando un ejemplo más de la manipulación informativa que practica a diario Canal 9, ha dejado este fin de semana bien a las claras la desinformación a la que el gobierno autonómico valenciano trata de someter al pueblo valenciano. Sin embargo, vincular la desconexión entre la realidad que nos rodea y la imagen que de ella tenemos los valencianos, no es algo que se pueda achacar exclusivamente al ente autonómico, sobre todo cuando su paupérrima programación -que recoge lo peor de cada casa (salvo honrosas excepciones)- la sitúa en la cola de audiencia de todas las autonómicas (ojo, no en los informativos, que es donde sale Camps entre gol del Valencia y gol del Villarreal).

Para que la placidez y el encanto se apodere de todos es conveniente que la ola de propaganda llegue a todos los rincones y alcance al ciudadano por todos los frentes. Y llega, no les quepa duda. Hoy por ejemplo, la edición valenciana del diario El País, tratando de profundizar en la última huelga que afecta a la red de Ferrocarrils de la Generalitat, publicaba una noticia que titulaba: 22 avisos de huelga en 4 años. En ella se hacía eco tanto de las protestas de los trabajadores de este servicio público, como de las molestias que éstas han provocado en el ya de por sí deficiente funcionamiento de las líneas de gestión autonómica.

En cambio, el diario Las Provincias, el segundo más vendido de la capital valenciana, ante el nuevo paro programado para hoy, lanzaba la siguiente información: "El nuevo sistema de conducción del metro reducirá de cuatro a tres minutos el tiempo medio de espera". Vamos, que cuando la noticia es que hoy los usuarios de esta red de transportes iban a padecer una huelga en plena hora punta, la noticia era que en 2010 -si Dios quiere- aumentará la frecuencia de paso de trenes.

Lamentablemente, lo peor de este caso no es la extraña selección de lo que es noticiable (y que, casualmente, se reproduce en otros medios), sino la gran distancia entre la realidad y lo que el periódico informa. Y es que cualquier usuario de la red de metro de Valencia podría señalar al periodista que firma la noticia que es imposible que la media de frecuencias de paso de los metros valencianos sea de cuatro minutos en la actualidad (la frecuencia de paso oscila entre los 5-6 minutos en las más rápidas y los 20-30 o más en otras). Ni contando la frecuencia en una parada -la de Colón- en la que se cruzan varias líneas con diferentes destinos (así de chapucera es la red) la frecuencia sería de cuatro minutos. Es imposible.

¿Entonces cómo es posible abrir con una noticia que habla de un positivo de futuro, sobre un supuesto presente también positivo -empíricamente falso-, cuando la realidad grita que los que esta mañana han tratado de tomar el metro para ir a su trabajo tan sólo a cuatro paradas seguramente hayan llegado media hora tarde? Ustedes verán. Yo sólo les digo que si en Cataluña tuvieran los mismos medios de comunicación que en la Comunitat Valenciana y a Madrid le importara tanto lo que pasa allí como lo que pasa aquí, nadie se habría enterado del caos en la red de trenes de cercanías de Barcelona. Ni la mitad de los catalanes.

ACTUALIZACIÓN 19-02-07: La foto está tomada este mediodía en la estación "Aragón", por la que pasa la línea 5 que va al aeropuerto. Era una hora de frecuencia rápida, en una línea principal a su paso por el centro de la ciudad. Con la frecuencia que indica la imagen como una de las rápidas, ¿cómo es posible que digan que la media es actualmente de 4 minutos?

Publicar un comentario