29 febrero 2008

El voto útil. Un caso práctico.

Estoy harto de escuchar y leer decenas de artículos y consejos varios sobre el voto útil. Que si votas a este y no sale, el voto irá para aquél, mientras que si votas a este otro, el de más allá nunca saldrá beneficiado. ¡Basta! Les contaré un caso real resultado del ejercicio masivo del "voto útil". En Valencia, la ciudad en que resido, Rita Barberá optaba en las últimas elecciones a revalidar por cuarta vez su mandato. El pleno de la alcaldía antes de disolverse, contaba con el grupo popular en mayoría absoluta, y el compuesto por socialistas e Izquierda Unida -estos últimos con solo dos representantes- en la oposición.

Pues bien, frente a la apisonadora de Barberá, al PSOE se le ocurrió presentar a Carmen Alborch, que después de haber eludido el reto en situaciones más ventajosas tiempo atrás, esta vez nadie sabe por qué aceptó el reto. No les quiero contar la cantidad de veces que escuché en conversaciones varias que esta vez había que "votar útil para acabar con el mangoneo de Rita", que "Carmen puede", que "ha prometido que no nos abandonará ni aunque pierda". Yo, obviamente pasé del tema, pero sé de mucha, pero que mucha gente, que cambió la orientación de su voto para dárselo a los socialistas. ¿Resultado del voto útil? Barberá volvió a arrasar, e Izquierda Unida se quedó a las puertas de conseguir representación, con lo que la cámara local sólo cuenta ahora con la oposición de los socialistas. ¿Cuál fue la primera medida que adoptaron los nuevos ediles? Subirse el sueldo. Ya no había nadie para controlarles.

Y ahí no acaba la cosa. Ahora, tan sólo unos meses después, el PSOE presenta al Senado (ese cementerio de dinosaurios al que los grandes partidos mandan a sus mayores a cobrar una especie de jubilación anticipada) por Valencia a Carmen Alborch. Ella, con respuestas ambiguas, no deja claro si una vez sea elegida -si lo es- compatibilizaría su nuevo puesto en la Cámara Alta, con el de edil en la capital del Turia. De todos modos, imagino que si es tan importante en el grupo de la oposición en el Ayuntamiento, los que la votaron para que estuviera allí, no la votarán de ninguna manera para ir al Senado, no sea que se fuera a Madrid y no vuelva. Eso sería lo lógico empleando la teoría del voto útil ¿no? Pues eso.

Publicar un comentario