31 enero 2008

Vivir en la oscuridad

Y hoy lo hizo. Después de muchos meses, incluso años, sin responder a las preguntas de la prensa, el President de la Generalitat, Francisco Camps, respondió de nuevo a las preguntas de los periodistas. El acontecimiento, hay que señalar, tuvo lugar en Madrid, tras la rueda de prensa con motivo de la visita del Molt Honorable a la stand valenciano en Fitur. Y también horas después de que un programa de humor de difusión nacional aireara el oscurantismo informativo con que Camps y los suyos se manejan en tierras valencianas.

Y como la ocasión la pintan calva, Camps puso su mejor cara y demostró a la prensa madrileña que todo es una invención, que él es un gran demócrata. Y allá paz y después gloria. No sabemos lo que sucederá en la próxima comparecencia que haga ante los medios autóctonos, pero a buen seguro que en el resto de España no lo sabrán. Ya les pasó con Zaplana, que era un tipo estupendo, la encarnación del perfecto liberal, hasta que se trasladó al Congreso; o más recientemente con el arzobispo Agustín García Gascó, que era un amable "Don Camilo", hasta que se le vieron los colmillos al sonreír en la Plaza de Colón.

En Madrid no se enteran o no se quieren enterar, y aquí, en la Comunitat entera, la oscuridad se impone sin prácticamente oposición. Por eso, el reportaje de ayer de CQC, aunque sólo arroje luz sobre una de las muchas facetas totalitarias del gobierno Camps que la mayoría de los mismos valencianos desconoce, es tan importante. Vaya si lo es.

Publicar un comentario