28 enero 2008

Carrusel deportivo

Hoy es un día tan bueno como cualquier otro para recordar que Juan Soler es Presidente del Valencia CF por mediación del Consell que preside Francisco Camps. Que Soler fue puesto ahí porque era su hombre de confianza para dirigir los destinos de un club de fútbol que mueve una gran masa social. Que Soler, a cambio del favor, ha utilizado el club como ariete del partido de gobierno en la Generalitat o como plataforma de propaganda del mismo. Como resultado de esta intermediación, Soler es presidente del Valencia CF y el club aumenta su déficit económico día tras días a la par que vive la mayor crisis deportiva desde su descenso a segunda división a mediados de los ochenta. Todo esto carecería de importancia -al margen del aspecto sentimental que afecta a los aficionados- si no fuera porque el desatino del dirigente valencianista -en ese puesto gracias a su apoyo a las políticas del Partido Popular- lo estamos sufragando los valencianos a través de recalificaciones urbanísticas y pérdida de terrenos públicos.

Publicar un comentario