30 enero 2008

Cansino y falaz

Les conté anteayer que Esteban González Pons había dicho, contra pronóstico, algo sensato. Y parece que no he sido el único, porque desde entonces el ex conseller se ha crecido y no ha parado de reincidir en la monserga, adornándola con epítetos de todo tipo, como si no tuviera otra oferta -quizás no- por la que merezca el voto de los valencianos, al margen de no ser él, como se observa a simple vista, Maria Teresa Fernández De La Vega.

Lo que pasa es que, al margen de la obviedad de que la vicepresidenta, si sale elegida por los valencianos, poco hará a título personal por ellos, y que, lo menos que ésta podía hacer en campaña, es debatir con sus oponentes por la misma provincia, su denuncia debería haber quedado ahí. Simple y llanamente. Perfecta. Sin embargo Pons apeló una y otra vez a la "dignidad democrática", al "desprecio a los valencianos" que supone su presentación por la lista socialista, y una larga lista de sandeces que no pienso reproducir.

Y claro, sandeces a parte, con lo de la dignidad democrática y el desprecio a los valencianos patinó, porque sino, ¿cómo se explica que como número dos de su propia lista vaya José María Michavila? El diputado que más se ha ausentado de su puesto en la última legislatura y para atender negocios personales. Vamos, que De La Vega igual no trabaja en particular por los valencianos, pero Michavila es que no lo hará por nadie. Y eso, por no citar al madrileñísimo Nacho Uriarte, presidente de Nuevas Generaciones del PP, que esperamos que al menos venga a veranear por aquí, ubicado también en uno de los puestos de salida de su lista. ¿Por dignidad democrática va a pedir a su partido la expulsión de la lista que encabeza de Michavila? ¿Va a renunciar a encabezarla si no sacan de ella a ambos sujetos para no respaldar tal desprecio a los valencianos por parte del Partido Popular? Pues al menos, por dignidad, cállese o dedíquese a hablar de sus propuestas. No sea cansino.

Publicar un comentario