11 diciembre 2007

¿Derecho de pernada?

Hace meses se la oí decir al entrenador de fútbol Quique Sánchez Flores -la versión autóctona de Valdano- y ya me chirrió. Y ahora, cuando la leo en el blog ciudadano de la recién inaugurada edición valenciana de El Mundo, vuelve a irritarme. Aunque el Diccionario de la RAE recoja que de la expresión se hace un uso coloquial asignándole el significado de "ejercicio abusivo del poder o de la autoridad", el empleo de la construcción "derecho de pernada" para referirse a cualquier cosa excepto al "derecho" al que hace referencia, siempre me ha parecido un tanto desagradable.

Y es que en la mayoría de los casos la escuchamos en boca de personas que podrían decir o escribir simplemente "eso no le da derecho/carta blanca para hacer tal cosa", pero creen que parecen más brillantes o eruditos al añadir la coletilla "de pernada". Una coletilla que viene a significar literalmente que "eso no le da el derecho que tenían algunos señores feudales a acostarse con la mujer recién casada con uno de sus vasallos en la noche de bodas". Vamos, algo tan absurdo como añadir la coletilla "civil ("eso no le da derecho civil para hacer tal cosa"), pero bastante más desagradable. Efectivamente, puede estar admitido como un desacertado uso coloquial, pero que debería tratar de obviarse por parte de los que viven del lenguaje.

Publicar un comentario