29 octubre 2007

Ni un paso atrás

La de la pasada semana, con la inundación del Palau de les Arts, ha sido la última muestra, pero no es la única. Lo que ha pasado, que un edificio de un coste millonario haga aguas como una chabola a los pies de las cataratas del Niágara, que nadie entone el mea culpa, y que la mitad de los medios locales (nombrar el suceso no es tratarlo con la profundidad que merece) y la totalidad de los nacionales hagan caso omiso del escándolo, sólo puede pasar en Valencia. ¿Se imaginan que se hubiera inundado el Liceu? ¿O el Guggenheim bilbaíno? ¿Creen que no se habrían enterado? ¿Que no habría abierto la noticia todos los informativos nacionales?

Pero como digo, aquí es la norma. Ya pueden consultar las hemerotecas que no encontrarán ni una sola noticia en la que Francisco Camps o Rita Barberá reconozcan haber cometido un sólo error en sus correspondientes funciones. Hacerlo sería una especie de muestra de debilidad, parecen pensar, y ellos evitarán mostrar esa imagen cueste lo que cueste (a los contribuyentes, se entiende).

Así el fracaso de la Copa América y la estafa de que si ganaban los "suizos" la prueba se repetiría en Valencia (cuando se ha visto que la prueba sólo se repetiría si se pagaba una cifra millonaria por ello, al igual que sucedió en la primera ocasión en que la ciudad no fue "elegida" como sede por ser la mejor ciudad, sino la que más pagaba por ello) la silenciaron pagando el chantaje para ser sede de una nueva edición. La ya árida nueva dársena del Puerto (la mala planificación la hace desapacible a poco que haga un poco de frío), con la mayoría de los comercios cerrados y con todo lo que costó, será pronto medio derruida para dejar paso al circuito urbano de Fórmula1. Sí, aquí no tendremos una Isla de la Cartuja como la que dejó la Expo de Sevilla, porque aquí el muerto se entierra poniendo otro muerto encima.

Y ahora, una vez más, la chapuza del Palau de les Arts se restaurará de nuevo -¿cuántas van ya?- a precio millonario para que, con retraso y una obra menos en el programa, se ponga en marcha la deficitaria (en sus dos primeros años ha generado casi dos decenas de millones de euros en pérdidas que 8.000 personas por espectáculo disfruten ópera en el Palau) temporada de ópera en Valencia.

Hasta cuando los valencianos van a tolerar que se les tome el pelo de semejante modo es algo que me tiene intrigado. Que los medios de comunicación estatales sean cómplices con su silencio de este despropósito (al grupo Prisa se le podría acusar de preocuparse más de una negligencia del ex líder de la oposición, que de la sospechosa gestión del gobierno, por mucho que lo respalde la mayoría de la población) es algo que, sinceramente, me mosquea. Mientras, conocedores de la inmunidad de que disfrutan, nuestros gobernantes siguen a la suya. Tanto da que acierten como que nos conduzcan al caos, no dan un paso atrás.

Rajoy ha elegido a Rita y a Camps como ejemplo de lo que hará si llega a la Moncloa. Están avisados.

APÉNDICE
Para qué voy a andarme con medias tintas. El que quiera saber qué está sucediendo más allá de que los catalanes nos roben la paella o sandeces por el estilo, puede hacerlo. Esos medios (Levante, El País, ADN y 20 Minutos, básicamente) han escrito -en Valencia- los siguientes artículos respecto al embalse artificial surgido en el Palau de les Arts:

El Palau de les Arts, en barrena
Barberá contradice a Calatrava y asegura que la inundación no fue por culpa del jardín
¿Tampoco pasa nada si se inunda el Palau de les Arts?
Caótico Palau de les Arts
Ciegos nos quieren
No entrarán al trapo
La responsabilidad de Calatrava en el Palau
La arquitectura multimillonaria de Calatrava
Minipresas de sacos evitan otra inundación en el Palau de les Arts

PD: Buscando la foto para ilustrar esta entrada me encuentro con la seguiente noticia en la edición valenciana de El País: "Veles e Vents también hace agua". Veles e Vents es el edificio emblema construido ex profeso para la Copa America. Tanta ruina no es casual.

Esta es la foto de Santiago Carreguí que acompaña la noticia.

Publicar un comentario