16 octubre 2007

"Asustaviejas" municipal

El ayuntamiento de Valencia sigue practicando el método asustaviejas para desalojar a decenas de ciudadanos de sus hogares. Así es. Perdonen que les insista, pero es que hay novedades respecto a lo último que les conté, y que un Ayuntamiento democrático ataque a la gente cuyos intereses debería defender con métodos ilegítimos sin que intervenga una autoridad superior para impedirlo, me parece sencillamente indignante y totalmente noticiable (vamos, más que la última ocurrencia patriótica de Rajoy, que para colmo tiene en la alcaldesa de la ciudad un ejemplo para el resto de España. ¿Es ése el modelo que propone para el resto del país?).

Si hacen memoria, los vecinos del barrio del Cabanyal en Valencia que sufren el acoso de su Ayuntamiento, se vieron hace unas semanas obligados a arreglar por sí mismos un solar cuya responsabilidad era del consistorio, que ha dado todas las muestras posibles de preferir el deterioro del mismo para que las ratas los echaran de la calle. Su rehabilitación se culminó con una pintada reivindicando la acción de los vecinos y exigiendo a Rita Barberá que cumpla su obligación de acatar la justicia y proporcionarles los mismos servicios que al resto de contribuyentes de la ciudad. Como recordarán también, las brigadas municipales de limpieza tardaron a penas doce horas en taparlas, precisamente un domingo por la mañana (el solar nunca se limpió en los más de seis meses que pasaron desde que se derribaron las fincas que lo ocupaban).

Pues bien, los vecinos han hecho público hoy que desde hace días vienen reclamando al Ayuntamiento que se tape un agujero hecho en una de las fachadas de las fincas abandonadas -seguramente ya de propiedad del Ayuntamiento, que las va comprando por debajo de su coste a los vecinos a los que asusta, con la intención de abrir sobre la actual manzana un bulevar- que dan al solar y que sorprendentemente se abrió poco después de la rehabilitación del mismo. A través de ese agujero circulan desde entonces las ratas, así como las personas problemáticas -delincuentes, drogadictos, etc.- que el Ayuntamiento permite que ocupen las fincas ya de su propiedad acrecentando la insalubridad y la sensación de inseguridad en el barrio y forzando indirectamente a los vecinos y legítimos propietarios de sus casas a abandonar la zona (esto es lo que se conoce como método "asustaviejas", aunque hasta ahora no lo había practicado nunca un Ayuntamiento con sus habitantes); capricho de Barberá desde finales de los noventa.

A pesar de las numerosas llamadas de los vecinos desde hace días (once hacen hoy de la primera llamada a la Policía Local) denunciando el hecho, el consistorio, que tardó diez horas en tapar las pintadas críticas a su gestión, todavía no ha ido a tapiar el agujero.

En la foto superior, el agujero perpetrado en la pared de una casa abandonada que da al solar rehabilitado por los vecinos. En la foto inmediatamente superior, algunos de los "nuevos habitantes" rehabilitados en la zona con la total permisividad del Ayuntamiento del Partido Popular. Eso sí que es un "efecto llamada".

Publicar un comentario