12 septiembre 2007

Vistazos - 12 septiembre

  • El ordenador no me va cara al aire con la cantidad de pestañas abiertas que tengo en el navegador. Una de ellas la ocupa una de las últimas incorporaciones a la blogosfera, la del periodista de El País Rafael Méndez que estrenó tan sólo hace un mes Discrepo. Ha empezado con muchas ganas y la mayoría de cosas que comenta son francamente interesantes. De las más destacadas últimamente, la titulada "No hay nada tan molesto para el bienestar y el buen juicio de una persona como ver a un amigo hacerse rico", sobre la burbuja inmobiliaria. No es un mal punto de entrada en su blog (con un enlace ya fijo en la columna de "otros testigos").

  • Una nueva incorporación, esta vez en la columna de "testigos cercanos", es la del blog El Rincón del Profesor Miralles. El "profesor" Miralles hace un tiempo que no lo actualiza, pero aunque sólo sea por repasar alguna de sus delirantes entradas, tiene ganada su presencia. Les dejo con el principio de la entrada "Cloxinas gigantes":

    "Pese al exquisito sabor de la cloxina, mucho más sabrosa que el mejillón gallego, siempre ha tenido detractores por su reducido tamaño, lo que ha hecho pensar a los desconocedores de este manjar, que no se trataba de un molusco totalmente formado y que tenía un aspecto muy poco saludable. Pese a este prejucio, erróneo sin duda, nuestro presidente, mi gran amigo Paco Camps, conocedor de mis logros con la naranjas gigantes, estaba obsesionado por conseguir una cloxina gigante.

    Así pues, hará un par de años, por estas fechas en un almuerzo informal en el restaurante "la Pepica", me comentó que era de ley, una ciudad que crecía, que albergaba unos edificios tan emblemáticos como el Palau de les Artes, gozase también de un símbolo gastronómico como la cloxina, con unas dimensiones equiparables a la maginitud de nuestros logros."

  • Al blog del "profesor" Miralles, llegué a través de Cuatro Tipos, que también me ponían al corriente de una iniciativa que estaba teniendo lugar en la Comunitat Valenciana -con adhesiones de todo el mundo- y que se me había pasado por alto. Se trataba de la impulsada por un grupo de intelectuales reclamando que, cuando se cumple el centenario de su nacimiento, la ciudad de Valencia dedique una calle y nombre hijo predilecto de la ciudad a Josep Renau, uno de los artistas más internacionales y reputados que ha dado la ciudad precisamente en el último siglo, y una de las principales figuras mundiales en su especialidad, el diseño gráfico. Además, como recuerdan en el blog, Renau también fue un destacado personaje de nuestra historia reciente:

    "[...] fue nombrado Director General de Bellas Artes durante el gobierno de Largo Caballero en la Guerra Civil. De esta manera fue el responsable de que se le encargara a Picasso la elaboración del una gran obra pictórica: el Guernica. Suya también fue la orden de trasladar a las Torres de Serrano de Valencia la colección pictórica del Museo del Prado para salvarla de los bombardeos sobre Madrid."

    Si su ciudad no es capaz de rendirle homenaje (la efeméride está pasando desapercibida), quizás el país, a través de alguna iniciativa del Ministerio de Cultura, debería hacerlo. Por lo pronto podéis sumaros a la iniciativa en la web de la Comisió Ciutadana Centenari Renau.

  • Que no se diga que sólo lo cuento yo. Así empieza la última entrada del blog de Fernando Martínez Castellano:

    "Tengo un amigo, que a la vuelta de sus vacaciones ha caído en la cuenta, con mucho pesar, de que tan solo han transcurrido sesenta y pocos días, desde que miles de papelillos rojos, miles de manos al aire, entusiasmadas, saludaban la victoria del Alinghi. Dos hojas del calendario que nos han volado, pero para la Nueva Dársena, para las Bases, para los alrededores de Veles y Vents, ha sido como si les hubieran arrasado un par de otoños, en un ver y no ver."

    Sigue leyendo Sesenta y pocos días.
  • Y acabo con un poco de humor. La última entrada del blog El Teleoperador es espectacular. Leedla de cabo a rabo y no avancéis en la página hasta el final. Merece la pena. (Ya puestos, aprovecho para enlazar una entrada más antigua, pero también impresionante, que tenía guardada desde hace tiempo. Si tienen tiempo -y un sentido del humor parecido al mío- seguramente se echarán unas risas con sus verdades como puños).

ACTUALIZACIÓN 2 Octubre 2007: Repasando el tema de la Comisión Ciudadana Centenari Renau descubro que alguien ha rectificado a la comisión, pues Renau cuenta con una calle en la ciudad, aunque sea un callejón sin salida en una pedanía, desde 1984. Por otra parte, tampoco se le puede nombrar ahora hijo predilecto de la ciudad, pues ya recibió ese honor a título póstumo en 1983. El patinazo por parte de la organización de la comisión es notable. La candidez propia por creer, sin comprobarlo personalmente, que semejante despiste no le pasaría por alto a tanta gente, es inexcusable.

Publicar un comentario