12 septiembre 2007

Vamos a más II: Cero en salud

Uno tiene su propia experiencia: llevo más de medio año esperando que me llegue el turno en la Sanidad Pública valenciana para la consulta del especialista por una afección cutánea. Lo positivo es que seguramente no será un cáncer -toco madera-, porque en ese caso igual no podría contarlo. Sea como fuere no puedo extrapolar mi caso particular a la norma. Y tampoco hacer lo mismo con las noticias que semana sí semana también reflejan incidentes en los hospitales valencianos debidos a las largas colas que tienen que hacer los enfermos en las salas de urgencias ("Los pacientes llaman a la policía para resolver un conflicto en urgencias del Peset" titulaba hoy sin ir más lejos una noticia en Levante-EMV). Seguramente se tratará de noticias interesadas lanzadas por algunos medios, porque todos no informan de ello, mientras sí aparecen noticias de futuras construcciones de hospitales, que concuerdan con las campañas millonarias de la Generalitat anunciando que la Sanidad Pública valenciana es lo más.

Por eso me resulta extraño que hoy, la Federación de Asociaciones Para La Defensa De La Sanidad Pública (FADSP) haya puesto de manifiesto en su informe anual (descargar en word pinchando en "guardar como"), que el sistema sanitario público de la Comunitat es el más deficiente de toda España. El informe señala que la Comunitat Valenciana es la comunidad con menos camas por 1000 habitantes (2'7 cuando la media nacional es de 3'8) y la que menos gasta per capita, aunque es la suma de todos los indicadores la que ubica a la Comunitat en tan deshonrosa posición.

Y además destacada, pues como señala el informe, "la diferencia entre CCAA es claramente excesiva (de 20 puntos sobre un máximo alcanzado de 34)". Vamos, que la sanidad pública valenciana, no llega a ser, con sus 14 puntos, la mitad de buena que la de la comunidades de Aragón, Navarra, Cantabria, Asturias, País Vasco, Extremadura y Castilla la Mancha y Castilla y León; todas con al menos 30 puntos de calidad.


Para más inri, resulta que el informe señala que la Comunitat Valenciana, ha obtenido las peores calificaciones en tres de los cuatro años que se lleva realizando el informe, sólo superados por abajo el pasado 2006, en que la cola la ostentó la sanidad murciana, cuya gestión política es tan afín a la nuestra.

Pero qué más dará. Aquí tenemos buena comida, un clima estupendo y nadie se pone malo. Y además disfrutamos de grandes eventos a tutiplén. Para algo debería servir ahorrar en gasto sanitario. Vamos a más.

"A mí que me quiten lo bailao" seguramente estará pensando el ex conseller de Sanitat, Rafael Blasco, que llevó a cabo la gestión reflejada en este último informe, por la cuál ha sido premiado con la nueva conselleria de Inmigración y Ciudadanía.
Publicar un comentario