17 septiembre 2007

El fin del "sueño valenciano"

Hablar de "sueño valenciano" igual sea demasiado para referirse a lo que, como mucho, habría que calificar de ensoñación, pero como tal desde hace muchos años se ha venido vendiendo la situación que se vive por mis tierras desde el gobierno autonómico de la Comunitat. Ahora, en el breve plazo de una semana, las sospechas de que la situación en Valencia están lejos de ser tan buenas como las pintan, se han visto confirmadas por una serie de informes que no sólo las confirman -las sospechas-, sino que las acentúan, al situar a la Comunitat a la cola de España en muchos aspectos.

Primero fueron los índices del paro, que sitúan a la valenciana, como la región en la que más ha aumentado en los últimos meses, subiendo el número de desempleados incluso cuando éste bajaba en el resto de España (y también en los meses en los que se habían realizado grandes desembolsos en eventos que iban a generar miles y miles de empleos). Luego llegó el informe que señalaba a la sanidad pública valenciana, competencia exclusiva de la Generalitat (por mucho que se empeñen en lanzar balones fuera), como la más deficiente del país con diferencia.

Y por si no teníamos poco, la semana se ha cerrado con un informe de la multinacional Ranstad que ubica a la Comunitat Valenciana como la cuarta autonomía de España con las nóminas más bajas (el enlace descarga el informe comprimido en zip). Según el estudio, los trabajadores de la Comunitat cobrarían 0'83€ por cada euro que gana un empleado de media en Navarra, comunidad que disfruta de los salarios más altos. La situación se empeora en la provincia de Valencia, en la que la cantidad baja a 0'82 €, arrastrando hacia abajo la media de toda la Comunitat.

Obviamente, éste es tan sólo un informe más, pero viene nuevamente a confirmar la falsedad de la leyenda, extendida a fuerza de reiteración y propaganda, de la fortaleza económica de la Comunitat Valenciana. Los indicadores señalan que cada vez hay menos empleo y peor pagado, a pesar de las numerosas y costosas acciones emprendidas -dicen- para conseguir precisamente lo contrario. Además, está por ver que estas acciones (Copa América, F1, Ciudad de la Luz, Palau de les Arts, etc.) estén generando riqueza a la Comunitat, aunque de ser así, lo cierto es que no está repercutiendo en servicios públicos como la salud y la enseñanza, señalados como los más deficientes del país.

Ante esta situación alguien debería dar un golpe de timón para enderezar un rumbo que no parece conducir más que al colapso. Sin embargo el capitán parece dormido en la misma ensoñación que vende a los ciudadanos. Mientras, las alarmas suenan tenues y aunque podría despertar, la mayoría prefiere la ensoñación al esfuerzo que supondría despertarse.

Publicar un comentario