31 agosto 2007

Power Points vs Canal 9

Hace unos días recibí en mi correo electrónico uno de los miles de power points que circulan a diario por la red. Éste, como la mayoría, trataba de ser gracioso, aunque no me pareció muy afortunado. En él, su autor hacía un símil entre la localidad de Bunyol y la aldea de Asterix, como uno de los pocos feudos gobernados por la izquierda que van quedando en la Comunitat Valenciana resistiendo al avance del PP; y acababa invitando a Francisco Camps a la popular Tomatina, que tuvo lugar el pasado miércoles (como es tradicional, el último de agosto), donde recibiría el tratamiento "que merecía" por parte de los aldeanos.

El mail con el power point acabó en la papelera de mi administrador de correo hasta hoy, cuándo ha regresado a mi memoria al enterarme de que Canal 9, la televisión autonómica valenciana, no retransmitió la Tomatina este año como hasta ahora era habitual. Este hecho, que puede parecer fútil, explica mejor la manipulación que padecen a diario desde hace años los valencianos y cómo ésta afectó los resultados de las pasadas elecciones, que los miles de columnas aparecidos en la prensa desde entonces.

Ni el hecho de ser la fiesta valenciana más popular en el mundo -que no se me enfaden los falleros, lo dijo una encuesta hace unos meses- ha servido a la Tomatina para desaparecer de la programación de un Canal 9 en el que las poblaciones no gobernadas por el PP no existen. Y no será porque los "informativos" del ente autonómico no hablen de pueblos. Nutren, con el Valencia CF y las declaraciones y paseos de Camps, el 95% de su contenido. Y salvo ver a Camps, su fórmula es ganadora en audiencia, pues el club de fútbol de la capital del Turia tiene mucha parroquia en la Comunitat y todos sabemos como gusta en los pueblos, de los más grandes a los más pequeños, verse reflejados en pantalla.

De modo que desde hace tiempo Canal 9, además de la manipulación habitual de la información (no contrastar la voz del gobierno con la de la oposición, que los presentadores corroboren las opiniones de los políticos afines como si de verdades se trataran, etc.), se produce esta otra más sutil, pero tanto o más efectiva dependiendo de la capacidad intelectual del receptor, al que detalles tan nimios como que no salgan los toros de su pueblo en la tele muchas veces le importan más que la más desastrosa gestión política de sus gobernantes, de la que ni siquiera tiene conocimiento.

Pero es lo que hay. Unos se defienden con power points, los otros tienen Canal9. Mientras tanto, en la Comunitat, la grieta entre la realidad y la versión oficial, que constituye una muy popular "realidad" alternativa, se va agrandando.

Publicar un comentario