28 agosto 2007

Los números de la Comunitat

"La deuda pública de la Generalitat valenciana crece de forma sostenida desde que el PP asumió el gobierno autonómico. A finales de 1995 los valencianos debían lo mismo que los gallegos, la mitad que los andaluces, algo menos que los madrileños y la tercera parte que los catalanes. A finales de 2006, los valencianos debían tres veces más que los gallegos, un 50% más que los andaluces y un 10% más que los madrileños. Solo Cataluña supera en números absolutos la deuda de la Comunidad Valenciana. Pero en términos relativos, los valencianos son los más endeudados tanto per cápita como en relación a la riqueza que generan. Y las deudas se acumulan."

Esto es lo que hay (pinchando aquí podéis leer el artículo completo -Una hipoteca que se muerde la cola es su título- del que he extraído este párrafo publicado en El País). En la calle unos dicen que la Comunitat va bien, otros que va mal, que si con este acto hemos ganado mucho, que si con aquél nos fue fatal... Bien, podemos acordar que son opiniones diferentes, pero opiniones al fin y al cabo. Sin embargo esto son hechos. La Comunitat se endeuda a pasos agigantados y ya es la región más deficitaria de España; y lo que cabe valorar, lo que a los ciudadanos nos debería importar, es si ese endeudamiento, que algún día impedirá realizar nuevas inversiones, se está empleando correctamente, para dotar a la Comunitat de unas infraestructuras que permitan recuperar la inversión y que todos vivamos mejor, que es al fin y al cabo lo que se supone que deben conseguir para nosotros nuestros gobernantes.

Por lo pronto no es así, y la deuda no sirve para generar ingresos que la compensen, sino que al más bien al contrario, no para de crecer, además, de un modo desproporcionado respecto a otras autonomías.

Pero no seremos cenizos y esperaremos a que las inversiones comiencen pronto a dar sus frutos. El Palau de les Arts, por ejemplo, ha tenido un mal comienzo ("ingresó en 2006 por la venta de entradas 2,4 millones, el 10% de lo que gastó" titulaba hace unos días el diario Levante) pero, ¿no son esos, según la tradición gitana, los mejores principios? Pues nada, nada, seguro que lo bueno está por llegar.

El Conseller de Economia Gerardo Camps se lo mira y se lo remira, pero sigue sin encontrar la fórmula mágica. ¿Quizás un poco más de deuda?
Publicar un comentario