22 agosto 2007

Historias mínimas

"El pasado 10 de agosto, un grupo de 78 asturianos, en su mayoría jubilados mineros y sus familiares, decidió programar un viaje a la Ciudad de las Artes y las Ciencias desde las residencias que el Montepío de la Minería Asturiana tiene en Murcia.

Tomaron el autobús bien temprano, a eso de las cuatro de la mañana, según relata Marcelino Rodríguez, portavoz del colectivo asturiano, para dirigirse a Valencia con la intención de disfrutar de un día de ocio en el equipamiento lúdico-cultural que se ha convertido en símbolo de Valencia.

El programa de la visita se desarrolló con normalidad, aunque con un cierto grado de decepción -«muchos grandes edificios de Calatrava, pero faltos de contenido», aseguró Marcelino Rodríguez.

Casi al final de la jornada, el grupo de asturianos se dirigió a l' Hemisfèric, donde tenían entradas para la proyección de las 20 horas.

«A los cinco minutos se avería la cinta y nos dicen que van a intentar arreglarla, aunque poco más tarde nos indican que la película no tiene solución, que desalojemos la sala y pasemos por taquilla», relata el denunciante.

«Nosotros nos negamos. Les dijimos que después del madrugón y de hacer tantos kilómetros no estábamos dispuestos a conformarnos con que nos devolvieran el dinero o nos dieran una entrada para otro día», añade Marcelino."

Sigan leyendo en el artículo original aparecido hoy en Levante la aventura que vivieron estos jubilados mineros asturianos en Valencia y que ha acabado en los juzgados.

Bonitos, por fuera, son (la foto es de Chosovi).

Publicar un comentario