21 junio 2007

Rita "Gore"

La política valenciana ha dado hoy un paso más en la carrera de llevar a la realidad el universo berlanguiano. Ha sido, como no, de la mano de la reelegida alcaldesa de Valencia por mayoría no sólo absoluta, sino abrumadora, doña Rita Barberá Nolla. Me explico. Al poco de ganar las últimas elecciones les comenté que ésta había realizado un buen gesto ordenando el cierre de la subestación de Patraix, pero que se trataba sólo de eso, de un gesto. No fue, en cambio, un gesto, su decisión de la semana pasada de retomar la destrucción de parte del Cabanyal (de un parte para empezar, que una vez en marcha ya se sabe como son estas cosas y más tan cerquita del mar), aunque ella conocedora del control mediático que los suyos ejercen en la Comunitat, sabía que mientras su primera medida sería aireada, la segunda, la que muestra su verdadera política, sería tratada por la mayoría de los medios como un tema menor.

Pues bien, en esa misma línea, la de generar titulares a su alrededor que eclipsen su verdadera gestión ciudadana, se ha sacado ahora de la manga una sandez que supera a las anteriores: en la constitución de su equipo de gobierno de cara a la nueva legislatura Rita ha creado la Concejalía de Calidad Medioambiental, Energías Renovables y Cambio Climático. Toma ya. La misma alcaldesa que lo más que ha hecho por el cambio climático ha sido apagar cinco minutos las luces que iluminan las Torres de Serranos y La Ciudad De Las Ciencias, al tiempo que inunda la ciudad de farolas haciendo de Valencia una de las capitales de España con mayor contaminación lumínica; la misma que "el día sin coche" sólo cierra el tráfico en la Plaza Del Ayuntamiento (y en cuatro barrios que se supone que tienen -aunque no lo sean- calles peatonales); la misma que se opone a peatonalizar el centro de la ciudad para que nadie se le enfade... Vamos, la misma que con la laca que gasta a diario se debe haber cargado la mitad de la capa de ozono sobre el cielo de Valencia; ésa crea ahora un departamento -un sueldo más a cargo de nuestro mermado patrimonio- para evitar el Cambio Climático. "Que venga Dios y que lo vea", que decía mi iaia.

Rita se ríe de los valencianos -sus motivos tiene y bien que se los han dado la mayoría de sus vecinos-. No se corten y ríanse también ustedes de nosotros. Nos lo tenemos bien merecido.

Publicar un comentario