08 junio 2007

Los neotrileros

Espectacular el último artículo de Fernando Martínez Castellano. Su título es "Los neotrileros" y aquí les dejo el principio:

"Algunos amigos hemos llegado a la conclusión de que Luís Gil, él dice que sin querer, se mete en todos los charcos habidos y por haber, como si le salieran al paso. Hace un par de meses le llegó, al buzón de toda la vida, ese que de cuando en cuando destripa un vecinito, un catálogo de relojes, todo apariencia con una colección, que recordaba a todas esas máquinas que nos tientan desde las páginas de los suplementos dominicales. La oferta, sin decirlo era de imitaciones, muy bien presentadas en la publicidad, pero imitaciones. Luís y su vanidad picaron, ni corto, ni perezoso, se pidió un reloj-plagio, igualito por fuera, que aquellos auténticos, de correa negra de caucho, que llevaba Zaplana en sus tiempos imperiales, en los tiempos en los que, los cargos públicos que ahora lo niegan, le ponían la alfombra roja hasta los lindes mismos de los secarrales recién recalificados.

Sigo, al cabo de unos días, un mensajero le entregó a Luís, previo pago, una caja soberbiamente envuelta, allí recogido entre algodones, estaba el peluco que había soñado, negro y acero.

Aquella misma tarde se lo plantó en la muñeca. Como quien no quiere, se arremangó las mangas. En la tertulia manoteó aun más de lo que en él era habitual. Tenía que lucirlo, dar el golpe. Todo bien hasta que Carlos levantó la ceja y le dijo “tu reloj retrasa”."

Si quieren ver cómo acaba la historia tendrán que seguir leyendo. Les aviso de que viene con un soberbio giro final.

Publicar un comentario