19 junio 2007

La estafa "Dylan"

Los mismos medios que a día de hoy no dedican un breve a la última gira de Ian Hunter -¿quién es ése? se preguntarán ustedes, y no es culpa suya no saberlo- por el país; los mismos que prestan más atención a la versión de My Generation que hace un patético grupo de jubilados, que a la visita de la banda que la concibió; los mismos que se regocijan aireando las miserias musicales que sonaban en nuestras radios y televisiones hace treinta años y que han propiciado, con su mísera labor, que la música pop(ular) española sea con diferencia la más patética del mundo occidental; los mismos que dan la espalda a cualquier artista musical contracultural que suponga la más ligera amenaza para su sistema... Esos medios, todos esos, celebraron la pasada semana la investidura de Bob Dylan como nuevo Príncipe de Asturias de las Artes.

Y es que si patética es esta nueva plasmación -encarnada ahora en estos galardones- del espíritu tan español del "quiero y no puedo" ("si el jurado de los Nobel no le concede su premio, nosotros le damos el nuestro y así somos 'lo más'" argumentaría algún avispado miembro del jurado en la reunión para sacarse de la manga un premiado), más patético es que se congratulen de ello unas personas que día a día hacen todo lo contrario a los méritos que atribuyen a Dylan para concederle el Asturias.

Los jurados se siente revolucionarios por ser menos "carcas" que sus colegas de los Nobel, pero lo que dan es pena. Que los que en nuestro país menosprecian -si no silencian- día a día cualquier manifestación musical contracultural; los que son herederos de los que en su día impidieron que los ciudadanos españoles disfrutaran de la obra de Dylan -y luego de The Who, Zeppelin, Sabbath, Clash, Pistols, Maiden, Run-D.M.C., Public Enemy, etc. etc.-, sean ahora los principales voceros de su premio; además de un tremendo acto de hipocresía, es un nuevo insulto a la inteligencia de los españoles y, por qué no decirlo, al legado del propio cantautor. Si el de Minnesota supiera quienes son los que le van a premiar y cómo se las gastan, seguramente les enviaba ya saben a dónde.


El que canta y toca la guitarra de llama Jimi Hendrix y el tema que interpreta es de Bob Dylan, no la canción de un anuncio de la tele.

Publicar un comentario