28 junio 2007

Hipocresía exterior

"¿Habéis oído a alguien del PP declararse «abochornado» por la regia visita a China y por los contenidos hagiográficos de los discursos que por aquellos lares ha ido sembrando a gogó el monarca? Nadie del PP ha dicho ni pío. Al contrario: se han declarado encantados con el baboseo del Borbón. Ninguna queja porque no se haya entrevistado con la oposición perseguida, ni haya llamado al orden democrático a los herederos de Liu Shao-chi, aquel al que le daba igual que el gato fuera negro o fuera rojo, siempre que cazara ratones.

Todos están en realidad en esas mismas. Lo que les importa de verdad es el negocio. Y si en el lote negociado entra el precio del silencio, tanto mejor."

El texto pertenece a la última columna de Javier Ortiz, Con la cartera en la mano, acerca de la hipócrita relación que mantienen nuestros gobernantes, monarca incluido, con otros estados. Una relación en la que los españoles imparten lecciones de moralidad a los regímenes político-sociales que difieren del nuestro, siempre y cuando no haya algo que rascar. Si hay pasta de por medio, como en este caso, no hay derechos humanos que valgan.

De acuerdo, pero no nos engañen. Como dice el sacerdote: el que no hable ahora, que calle para siempre; aunque sea para no ensuciar la legítima protesta de los interesados en otros litigios cuya meta desprestigian los que viven constantemente en la hipocresía.

Publicar un comentario