23 mayo 2007

Nosotros quitamos, nosotros ponemos

Lo vi ayer, pero pensé guardarlo para mañana o pasado, para ponerlo como colofón a estas semanas en las que la necesidad urgente de cambiar de gobernantes en mi ciudad y la Comunitat me ha arrastrado a no mirar hacia ningún otro lado y centrarme en lo que pasa aquí. Pero ahora he cambiado de idea.

Podría contarles la(s) estafa(s) del día, que bien podría ser el cierre del Teatro Rialto y el traslado de su programación al Palau de les Arts, o lo que es lo mismo: el despilfarro de la construcción del Palau no sirve para que halla más actividad cultural en la ciudad, sino que hay la misma y se traslada allí para disimular. O la chusca manipulación de última hora con la que los medios de turno tratan de engañar a sus crédulos (y por qué no decirlo si no se dan cuenta, también bobos) lectores.

Y he cambiado de idea porque creo que no es necesario decir más. De modo que difundiré ya la última joya de la campaña electoral valenciana, que ha de servirnos para dar con humor un último empuje a las conciencias de nuestros conciudadanos; para mover el culo hasta las urnas el próximo domingo y acabar de una vez con todo esto. Disfruten.


Esta gente ya se ha reído bastante de nosotros. Ha llegado el momento de cambiar las tornas.

Publicar un comentario