14 mayo 2007

No fue un mal sueño

Ayer por la noche, tras un día sin atender prácticamente los medios de comunicación, todo parecía -como el nuevo fracaso de España en Eurovisión- no haber sucedido nunca. Pero sí, sí sucedió. Sólo hay que hacerse hoy con un ejemplar de MiniDiario para leer en su portada: "Más de 1.600 empleos anuales crearía el circuito urbano de Fórmula 1". Entonces, recuerdas que sí, que ayer, cuando pusiste el informativo de Canal9 para ver algún fragmento del traslado de la Virgen, también te encontraste en su lugar con un publirreportaje de las bondades de la oferta/chantaje del cacique Camps a los valencianos; que cuando cogiste Las Provincias te topaste con el nuevo articulo tratando de convencernos de que son los chantajistas los que han colocado a Valencia en el mapa del mundo.

Pero la realidad sigue siendo la misma. Ni tú ni nadie -bueno, alguien sí, pero tú no le conoces- ha ganado nada con la Copa América, ni ganó con la visita del Papa, ni ganará con el circuito urbano de Fórmula 1. ¿Cómo puede haber alguien tan tonto para seguir creyendo? ¿Con tan poca dignidad como para someterse al chantaje?

Camps, como ya sucede con Zaplana, logrará en un futuro que nadie -por vergüenza- recuerde haberle votado nunca.

Publicar un comentario