07 mayo 2007

Indignación

Llevo todo el santo día dándole vueltas en la cabeza a lo que les quiero contarles. Pero, tras media hora escribiendo y viendo que me perdía por los cerros de Úbeda, he borrado todo y se lo voy a relatar de modo más telegráfico empezando por la conclusión: Este fin de semana grupos organizados de violentos se dedicaron a apalizar a jóvenes por Valencia -alguno podría ser familia suya- con la connivencia y la aprobación de algunos sectores de la ciudad.

¿No se había enterado? Quizás es porque usted ve Canal 9 o lee Valéncia Hui, ABC Comunitat Valenciana o Las Provincias. ¿Y por qué no lo dicen en estos medios? Porque los autores de estas palizas son seguidores de las ideas que estos diarios, y los partidos políticos que apoyan, defienden. Efectivamente, las víctimas de las graves agresiones que tuvieron lugar en varios puntos de la ciudad la tarde noche del sábado fueron, en su mayoría, asistentes al concierto fiesta que realizaba la organización Acció Cultural del País Valencià. No obstante, no fueron los simpatizantes de esta asociación las únicas víctimas, porque una vez empezado el festival de agresiones, algunos violentos no tuvieron bastante y entraron en un pub de la zona del Cedro donde golpearon a todos los presentes. Vamos, que le podría haber tocado a cualquiera.

Pero los medios antes citados no informan de ello. No quieren que sus muchos lectores sepan la verdad. Ellos plantan la semilla del anticatalanismo con noticias como las siguientes:

Gritos a favor de Terra Lliure y actos vandálicos en la manifestación de ACPV (Valéncia Hui)
Marcos y Morera, con los autobuses de Cataluña (ABC)
Una manifestación catalanista en Valencia deja atrapados cientos de vehículos (Las Provincias)

Y luego Camps y Rita recogen (El PP activa su campaña de movilización y apunta hacia el voto útil del valencianismo dice hoy, por poner un solo ejemplo, un titular de ABC). No importa que alimenten alimañas y que con sus mentiras siembren el odio, si eso sirve para recoger votos. Luego, si la realidad -que los cachorros blaveros sí son violentos, o que son los grupos musicales que actuaban en la fiesta del sábado los que se preocupan de usar la lengua autóctona y que ésta siga viva, y no, por poner otro ejemplo, la propia alcaldesa de la ciudad, a la que no se ha oído jamás conversar -que no recitar dos frases- en valenciano) se empeña en darles la contraria, ya se encargarán de ocultársela a su audiencia.

De modo que si alguna vez usted, sus hijos o algún familiar salen a tomarse unas copas y reciben una ensalada de golpes sin venir a cuento, no se extrañen ni protesten, porque quizás estén haciendo un acto de valencianía. Mientras tanto, si lo desean, sigan viendo Canal9 o leyendo esos periódicos. Creyendo, como los burros a los que los tapaojos les impiden ver lo que el amo no quiere que vean, que lo que les rodea es perfecto. Hasta que la verdad les alcance.

"Nuestros chicos la defienden a ost**s" dicen que Camps comentaba en ese momento a Aguirre. (Foto EFE)


Publicar un comentario