14 mayo 2007

(Esto no es) Un mundo feliz

Tengo, ya se lo he dicho en alguna ocasión, una carpeta en la que acumulo enlaces directos a noticias. Es una costumbre que tomé al poco de empezar a hacer este blog. Leo la prensa por gusto y por obligación, y como la obligación es lo primero, voy guardando titulares para luego, cuando encuentro un momento para ello, poder dedicarme a contarles, si no hay otra, lo que he visto a través de la prensa.

Les digo esto porque, de un tiempo a esta parte, la mayoría de las noticias de las que me nutro, proceden de los mismo periódicos. Y no es que necesite excusarme, pero puedo entender que alguien piense -por esta apariencia- que sólo les cuento lo que estos dicen y no lo que cuentan los que defienden otra línea editorial. Sin embargo, explicaré por qué esto no es así.

Cuando empecé a hacer este blog, pensaba opinar de todo un poco, pero a medida que fue pasando el tiempo asumí mis limitaciones y me fui localizando en lo que me pilla más cerca y que mejor conozco, dejando lo otro para los grandes (que voy reuniendo en la columna de la derecha). Además, llegué a la conclusión de que lo que verdaderamente preocupaba a la mayoría de la gente eran sus problemas comunes y no las diatribas en las que se vuelcan los grandes partidos para mantenernos despistados acerca de la gestión que hacen de esos mismos problemas. Así, a excepción de escándalos flagrantes, preferí centrar mi mirada en otros asuntos.

Así fue marchando la cosa, hasta que hace unas semanas algunos medios -siempre unos miraban más para aquí y otros para allá, eso nunca cambia- dejaron de reflejar en sus páginas los problemas comunes. Ya saben, los déficits del sistema sanitario, las corruptelas urbanísticas, los fallos del transporte público... yo que sé, cosas que pueden tanto ser consideradas importantes como completamente comunes. Ésas desparecieron de algunos medios. Y es así, como, por no sacar todas las noticias de los mismos, el material se me empezó a acumular.

Sin embargo, la repetición en esos medios que ya no sacan los problemas, de titulares como los que siguen, me ha hecho cambiar de idea:

"La Fórmula 1 atraerá a 140.000 visitantes y creará 1.650 empleos"

"El Gran Premio de Fórmula 1 atraerá a 140.000 visitantes y generará 68 millones de euros"

Y es que a mí me enseñaron que sólo era noticia lo que pasaba, no lo que podría pasar. Por ejemplo, lo siguiente no es un futurible:

"La VPO cae [en Valencia ciudad y su área metropolitana] del 28,4 al 6,9% en 8 años"

Y tampoco lo es esto:

"La Generalitat cierra uno de los tres comedores sociales al que acuden 60 ancianos sin recursos" (luego les pusieron un autobús para ir a otro -"Veo bienestar" que decía la publicidad del Consell-)

O esto:

"El gasto en I+D de otras autonomías quintuplica al de la C. Valenciana"

Es más, no es lo mismo una conjetura (¿cuáles son las fuentes?)...

"Cataluña presiona para que Valencia no tenga un circuito urbano de Fórmula

Que una realidad...

"Sanidad da un contrato de 5 millones a la firma en la que el ex conseller Cervera es delegado"

...aunque los medios que últimamente no hablan de los problemas más cercanos aireen lo primero y callen lo segundo.

Y sinceramente, no creo que pasar por alto cosas como éstas, sólo por aparentar pluralidad de cara a ustedes, sea positivo para nadie. De modo que si quieren vivir en un mundo feliz durante los próximos días -no es difícil deducir a quién le interesa esa apariencia-, ya saben qué leer, que emisoras sintonizar o frente a qué canal sentarse. Yo, desde mi modesto punto de vista, les seguiré contando aquello que crea que pueda interesarles, aunque lo que vea no les sea del todo agradable.

UN ÚLTIMO APUNTE.

Lo que acabo de contarles no es del todo cierto. Hoy, uno de estos medios para los que todo lo que pasa aquí parece maravilloso y la amenaza viene de Andrómeda, publicaba la siguiente noticia:

Todo no es pues, color de rosa, aunque es más alarmante la instalación de un nuevo barracón por parte de la Consellería de Educación que que éste sea de segunda mano, y además del Viña Rock. Al final, la culpa de que el colegio público no esté a punto la tendrá el rock.

Publicar un comentario