13 abril 2007

Vistazos - 13 abril.

  • Esta semana la cifra de víctimas a causa del tráfico durante la Semana Santa fue de nuevo utilizada como arma arrojadiza entre los partidos políticos. Para no variar, la reflexión al respecto que me pareció más interesante fue la de Javier Ortíz :

    "La limitada presencia de agentes en las carreteras y su concentración en las vías mejores se corresponde con una visión enfocada a la obtención del máximo beneficio económico, no a la seguridad de los conductores y sus eventuales acompañantes. Si las autoridades del Ministerio pusieran el acento en esto último, habría más presencia física y visible de la Guardia Civil de Tráfico y se vigilarían, sobre todo, las carreteras de doble dirección. Pondrían menos multas, se supone, pero más atinadas y con un efecto aleccionador muy superior." (leer completo)

    ¿Por qué no se hace oposición pidiendo más controles en las carreteras? ¿Es que creen sus señorías que perderían votos? No sería el mío o el de la mayoría de personas que conducimos con prudencia.

  • Por cierto, Levante-EMV informaba ayer del tipo de actos que se están realizando en la dársena a costa de los impuestos del personal:

    "Ser o haber sido deportista de cierto nivel tiene de vez en cuando recompensas como la de hacer bolos, humoradas o espectáculos parateatrales. Eso es lo que le pasó ayer a Carl Lewis. El ex atleta, con muchas canas en el pelo, se acercó a Valencia para cumplir un papel y cobrar un buen pellizco por ello. A un mínimo de 30.000 euros por cabeza salía el acto celebrado ayer por la organización de la Copa del América y la Generalitat ante unos pocos cientos de aficionados. Según se aseguró, algunos de ellos donarían el dinero para causas benéficas. El caso es que la relación cobro-esfuerzo fue como para hacérselo mirar."

    Lean completo Una humorada bien pagada.

  • Y ya que estoy en Valencia y con la Copa América. Esta semana vino Zapatero y le preguntaron qué le parecería que viniera a la ciudad la Fórmula 1. "Pues muy bien" parece que respondió, lo que originó que los populares señalaran a ZP como su aliado a la hora de realizar el trazado urbano y los socialistas se defendieran diciendo que el presidente a lo que se refirió es a la prueba en sí, no a que ésta se celebrara en la ciudad. Sea como fuera no habría que hacer lo que los políticos desean particularmente, sino lo mejor para los ciudadanos. Las asociaciones de vecinos ya han mostrado su rechazo en firme a que la prueba discurra por las calles de Valencia y al margen de la campaña realizada por los medios afines al PP en la capital, no se oye a los ciudadanos solicitar que la prueba sea en la ciudad. ¿A qué viene tanto interés vendernos que tiene que ser así? Martín Pacheco lo expresaba con claridad en su columna del pasado martes:

    "No te quieres enterar, ye-ye. Ni por activa ni por pasiva: no queremos el circuito urbano de fórmula 1. No nos gusta, no nos apetece, no sentimos ninguna inclinación natural hacia ello, no lo queremos, pero el señor Camps ha decidido hacer oídos sordos y ojos ciegos: está ultimando los detalles con el señor Ecclestone para traer a Valencia esa molestia insoportable del circuito urbano y darnos el disgusto del año. ¡Entérate, coño! No queremos el circuito urbano de fórmula 1. Repite conmigo: no queremos el circuito urbano de fórmula 1. El asunto se está llevando, además y encima, con nocturnidad y alevosía: quiere darnos una sorpresa... y nos va a dar un disgusto. Se acerca la noche de los reyes magos electorales y el señor Camps se comporta como un padre autista: contra la opinión expresa de todos, niño incluido, le va a traer al niño un Scalextric. Caiga quien caiga."

  • Y es que en Valencia hay medios que son "la voz de su amo". Y por eso cuentan cosas que son pura ciencia ficción. Así titulaba el vespertino Hoja De La Tarde la inauguración de la línea de metro que cogí hace unos días (y en la que un trayecto de siete paradas me costó casi media hora):

    ¡Un cuarto de hora del aeropuerto a la playa! ¡Si eso son al menos 20 paradas de la misma línea! Sólo hay que subirse al tramo que ya existe para comprobarlo. Ténganlo claro. Si está impreso en papel barato, tiene titulares, artículos y forma de periódico, no tiene por qué ser un periódico.

  • Rita no para de poner primeras piedras y cortar cintas y siempre bien acompañada. Claro que la cosa tiene truco.

  • Y ésta para acabar. Sólo la dio el gratuito Qué! y ha pasado bastante desapercibida. Quizás porque tanto despilfarro ya nos tiene inmunizados. Ahí se la dejo.

Calatrava-Que
Publicar un comentario