30 abril 2007

La goleada de Camps

En Levante se puede leer hoy sobre la hipócrita oposición del gobierno de Francisco Camps a las prospecciones petrolíferas en la costa valenciana. Y es que ni Camps ni su predecesor y amigo Eduardo Zaplana pusieron nunca ninguna oposición a idénticas prospecciones aprobadas por el gobierno de José María Aznar. No seré yo el que diga si es bueno que se hagan en nuestro litoral estas actividades o no, pero sí que me puedo permitir recordarles que el gobierno a la contra de Camps está siendo un desastre para los valencianos.

Así, para ir a la contra del tripartito catalán el gobierno del PPCV -con la connivencia del PSPV- elaboró un estatuto a la baja, que daría dar ejemplo al tripartito catalán y serviría de modelo para los del resto de Comunidades autónomas. El tiempo ha demostrado que la valenciana es la que menos competencias se ha atribuido en su reformado estatuto, y algún iluso todavía espera ver a Camps hacer uso de la cláusula que se bautizó con su apellido. No obstante, el ojito derecho de Mariano Rajoy no le haría eso a su padrino. Camps 1 - Comunidad Valenciana 0.

Del mismo modo, Camps asumió el mensaje a la contra de su otrora líder Aznar con el tema del trasvase del Ebro. No hace falta recordar como el que fuera presidente del gobierno, paralizó la compra de agua del Ebro por regantes castellonenses, para iniciar el proyecto del famoso Trasvase del Ebro según el cuál el agua no se podía vender entre Comunidades -y menos si la beneficiada de la compraventa era Catalunya- sino que debía cederse gratuitamente. El trasvase, como es bien sabido, fue derogado por el actual gobierno central cuando el anterior apenas había puesto dos primeras piedras, que sí se ha volcado ahora con la construcción y puesta en marcha de plantas desaladoras. ¿Serán más o menos beneficiosas para el medio ambiente que el trasvase? De nuevo lo desconozco, pero mientras en Murcia ya las inauguran, Camps, para estar a la contra de Zapatero, paraliza la construcción de la de Torrevieja, que acabaría con buena parte del problema y con su maniqueo argumento electoral. Camps 2 - Comunitat Valenciana 0.

Pero quizás el punto más ridículo de su gestión a la contra se dio con la elaboración del eje euromediterráneo. Estando también Aznar en el gobierno y con su compañera Loyola de Palacio como presidenta de la Comisión del proyecto en la Unión Europea, se decidió que el nuevo eje ferroviario de marcancías para la Unión Europea pasara de Algeciras a Francia atravesando la Meseta y sin pasar por la Comunitat. Entonces, cuando se podía hacer algo, Camps guardó silencio y no dijo una palabra más alta que la otra ni a su presidente, ni a su compañera entonces en la UE, anteponiendo la disciplina de partido a los intereses de los valencianos, llegando incluso a negarse a aceptar la mano tendida del gobierno catalán para hacer causa común en la reclamación. Fue después, ya gobernando el PSOE en el país, cuando se oyó al molt honorable "exigir" el eje. Camps 3 (de penalty injusto tras piscinazo) - Comunitat Valenciana 0.

Así podría seguir un buen rato y todavía está por ver cómo queda el resultado si se alarga más el partido. Como dijo el propio Camps el otro día en un mitin del PPCV, su partido podría ganar por goleada el 27 de mayo. El problema es quién recibe los goles.

Publicar un comentario