23 abril 2007

Cuentos chinos

Anda el PP valenciano realmente acojonado (lo siento, no se puede decir más fino). Para notarlo sólo hay que poner la radio o leer los medios afines estos últimos días. Todo son noticias alucinantes. El caso más asombroso es el de la edición de ABC para la Comunitat, que parece escrito al dictado de lo que mandan en la calle Quart. Igual te cuentan que Terra Mítica es la mejor empresa que se ha creado en la historia de la Comunitat o que la Ciudad de la Luz da empleo a medio Alicante.

Da igual que la cosa no tenga por dónde cogerse, el caso es arrear a la oposición y proyectar esa imagen de que esto "está de moda" aunque nadie lo experimente en sus propias carnes. Hace unas semanas el diario madrileño llegó incluso a publicar una columna de un profesor de la universidad Cardenal Herrera CEU (a éste seguro que no lo tiran) en el que criticaba a Alborch por el mero hecho de presentarse a la alcaldía frente a un peso pesado -no va con segundas- como la populachera Rita Barberá. Del mismo modo, no es difícil encender la radio y escuchar al locutor "apesebrado" aireando a los cuatro vientos el éxito de la Copa América -cuando cada día es más notable que las previsiones de visitantes van a ser tan fallidas como las del Encuentro Mundial de las Familias- o, si ese día ha recibido esa consigna, tratando de convencer al personal de que la Fórmula 1 será en las calles de Valencia o no será.

Y es que la última legislatura del gobierno popular ha sido tan lamentable (los ya citados despilfarros del EMF y la Copa América [no entiendo cómo alguien de fuera de la capital, dónde esta gente se gasta el dinero a espuertas en sandeces, puede tener simpatía por ellos, si no la tenemos ni aquí], las carencias del sistemas públicos de sanidad y educación, los déficits en infraestructuras [que llegaron a acarrear víctimas mortales], los escándalos de corrupción en Castellón y Alicante, lo que se arrastra de la era Zaplana... ¿quieren que siga contando?) que ni con el NODO diario de Canal9 tienen bastante para mantener la paraeta en pie. Casi lo tienen, pero no.

Ahí está la encuesta de Levante del domingo apuntando, con peores cifras que en su anterior entrega, que el PP perdería el gobierno de la Comunitat. Por eso, porque las encuestas ofrecen un empate técnico entre PP y oposición, asistimos desde hace un tiempo a este río de consignas baratas, medias verdades y mentiras totales, tratando de generar un clima de opinión favorable que arañe esos votos indecisos o que, simplemente generen la duda y el olvido respecto a lo vivido los últimos años.

Ahora bien, ¿será la mayoría de los alicantinos, castellonenses y valencianos tan olvidadiza como para pasar por alto tantas cosas? El PPCV -que en Castellón está plantando votantes a ver si así araña alguna alcaldía- lo empieza a ver negro. ¿Tendremos los valencianos la suficiente madurez democrática para votar a cualquier otro? Esperemos que sí, aunque sólo sea por dejar de escuchar tanto cuento chino.

Camps y los suyos nos están pidiendo el banquillo a gritos.

PD: Lo de Castellón es un escándalo. Yo sería incapaz de votar a un partido que en mi pueblo mete a tíos para manipular las elecciones, pero por lo visto hay gente tan manipulada que es capaz hasta de votar a quien se ríe en su cara de la democracia.

Publicar un comentario