28 abril 2007

Astroc, Webistics, qué más da.

Mucho se ha hablado y escrito durante los últimos días de Astroc a propósito de su desplome en la bolsa y muchas veces desde puntos de vista interesados. Así hemos leído, desde que el descalabro suponía el pinchazo de la burbuja inmobiliaria (la mayoría de veces en boca de aquellos que buscan que se ponga fin a la especulación con la vivienda y buscan un punto de inflexión para que se produzca un cambio de tendencia), hasta que el fiasco financiero de la empresa valenciana era culpa del mismísimo Zapatero (esto obviamente aireado por los típicos plumillas de partido [popular], que además intentan despistar la mirada hacia la realidad de que esta empresa ha nacido y crecido bajo el amparo del PP de mi tierra -recomiendo leer la evolución de la empresa desde hace unos meses en las entradas que le ha dedicado Malva-Rosa Connection-).

Yo, sinceramente, no sabría qué decirles. Por eso les dejo con una escena de Los Soprano -serie que recomiendo ver desde el capítulo 1- que me vino a la mente cuando me enteré del desplome. Cambien el nombre de Webistics por el de Astroc y listo.

Publicar un comentario