04 abril 2007

43 muertos + 47 heridos = 0 responsables

Ayer inauguraban una nueva estación del metro de Valencia para acercar a sus habitantes y visitantes al mar y hoy mismo la estrenaba yo para realizar un viaje de enorme contraste: el que me llevaría de esta reluciente y pomposa parada (no recuerdo en ninguna red de metro de las ciudades que he visitado, que tengan tantas estaciones singulares como Valencia) a la que hace ya unas dos décadas se estrenó y que, por el abandono de los responsables, se convirtió en el epicentro del mayor accidente de metro de la historia de España: la estación de Jesús. Allí, la Asociación de Víctimas del Metro del 3 de Julio había convocado una manifestación bajo el lema 43 muertos + 47 heridos = 0 responsables. Había que estar con ellos. Mostrar nuestra indignación como ciudadanos por el trato que estamos recibiendo, pues al fin y al cabo sólo el azar hizo que fueran ellos, y no cualquier otro ciudadano humilde de la ciudad, los que se convirtiera en víctimas de esa fatalidad.

Manifestacion 3 abril 101

Siete paradas separan una estación de la otra, por lo que no me di mucha prisa en salir de casa y casi me pilla el toro, pues a pesar de lo que se dice, la estación está bien lejos del puerto. No obstante aún llegué a las 18:40, veinte minutos antes de la partida de la manifestación desde la estación de Jesús. Y si la nota oficial pasada a los medios por Generalitat o Ayuntamiento no nos engañaba, una vez en el metro estaría en el centro en 9 minutos. Sin embargo la realidad se empeñó en dar la contraria a sus dirigentes y tardé 24 minutos -siendo generoso- en recorrer las siete paradas (aquí tienen una foto de mi reloj de pulsera esperando en la estación -al cuarto intento-, otra de la hora en la que accedí al vagón de metro, una del reloj del andén en que tuve que hacer transbordo -ya que aunque parezca que se trata de la misma línea, no lo es- y una última a punto de bajar en Jesús). Así pues, para el que todavía no lo haya probado se lo digo yo: la estación será preciosa por fuera, pero por bajo el servicio que ofrece el metro valenciano sigue siendo el más malo de los que he viajado en mi vida (Madrid, Barcelona, Milán, París o Londres son los que recuerdo a bote pronto y, el valenciano es más joven que todos ellos, aunque no aprendió de sus aciertos).

Manifestacion 3 abril 052

Sea como fuere, llegué diez minutos tarde al inicio previsto para la manifestación, pero por entonces todavía salía ésta de las inmediaciones de la estación en busca de la calle San Vicente. Ante el desconcierto del inicio me decidí a acudir hacia la cabeza de la manifestación y no me costó encontrar al primer político de los que fueron a rascar algún voto (de los líderes pillé a Joan Ignasi Pla y Carmen Alborch del PSPV, y a Enric Morera de Compromís Pel País Valencià por el Bloc, aunque oí que su compañera en CPPV por EU Gloria Marcos también estuvo por allí). Sinceramente, por un lado su presencia me desagradó, pero por otro, cuando lo que se denuncia es el vacío hecho a las víctimas por el gobierno popular y su líder Francisco Camps, que no fueran los líderes del resto de fuerzas políticas no habría sido muy cortés (en este sentido no ví a los líderes de las más minoritarios Unión Valenciana o Coalición Valenciana, lo que no quiere decir que no acudieran).

Manifestacion 3 abril 054

Manifestacion 3 abril 056

No obstante los políticos no quitaron en ningún momento el protagonismo a las víctimas y a sus familiares, cuya estampa al frente de la manifestación debería hacer reflexionar a los que les acusan de estar actuando por motivos políticos. ¿Está esta gente actuando por motivos políticos? ¿Se les ve cara de militar en alguna fuerza en particular? No se escuchó, a lo largo de toda la manifestación ni un solo cántico, ni una petición de dimisión de éste o aquél, nada. El momento quizás más tremendo se produjo cuando se marchó, desde la plaza del Ayuntamiento hasta la de la Virgen en completo silencio -algunos silbatos ponían un ruido constante de fondo a la marcha- tras ser solicitado de ese modo como muestra de respeto y recuerdo a las víctimas. Jamás había estado en una manifestación tan correcta.

Manifestacion 3 abril 135

Ya en la plaza y tras realizar un enorme corro en torno a las víctimas vivas que acudieron y a los familiares de las que ya no están aquí, los asistentes les rindieron en homenaje cinco minutos de silencio que se rompieron con un aplauso, antes de que se procediera a la lectura de un manifiesto, también elaborado con la mayor corrección. En él, además de señalar que a día de hoy -nueve meses después del accidente- los familiares siguen sin recibir una explicación de porqué sucedió el accidente; además de recordar que al sobreseimiento del juicio penal se llegó a pesar de haberse omitido y aportado pruebas falsas para hacer del conductor el único culpable; además, en su parte más dura para con los gobernantes de esta Comunidad, sí que apuntó algo que no debemos pasar por alto: que "igual que cuando se inaugura un gran evento o una gran obra los gobernantes se pegan por salir en la foto porque debe considerarse un éxito de su gestión, cuando sucede un accidente en una de las obras o servicios que están bajo su responsabilidad deben hacerle frente y asumir lo que no es sino el fracaso en el desempeño de sus responsabilidades".

Poco más puedo añadir, al margen de que, si de aquí a un mes no han cambiado las cosas, deberemos volver a estar allí con ellos. Les dejo con una foto de la inauguración de la estación de metro de Serrería el lunes de la portada de Hoja De La Tarde. Seguro que en el momento de tomarla Rita no le preguntó a García Antón -(Conseller de Infraestructuras y responsable de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana) porque deja que el metro que pasa por debajo de su ciudad y en el que circulan sus habitantes es tan deficiente y peligroso. Su silencio también le hace cómplice.

PD: Por cierto. Canal 9 no estuvo allí (¿será porque no estaba Camps, que copa la práctica totalidad de sus informativos?). Aunque ya saben, de la realidad a lo que sale en el canal autonómico valenciano dista un enorme trecho.

Publicar un comentario