28 febrero 2007

"Mostra" de despropósitos

Ayer supimos en Valencia lo que costó también la foto que el pasado año se hizo Rita Barberá con Andy García: el millón largo de euros que puso el Ayuntamiento de Valencia para realizar la XXVII Edición de la Mostra de Cinema del Mediterrani (o voy muy mal de geografía o Cuba –país del que es originario García- no para muy cerca del Mediterráneo), festival de cine que los lectores de Testigo Accidental de fuera del ámbito geográfico valenciano seguramente desconocerán, pues desde hace muchos años no le importa un pimiento ni siquiera a los ciudadanos de la ciudad. Prueba de ello es su recaudación en taquilla del pasado año, que una concejala de EU cifra en 600 euros (o sea, que en una semana de festival, a unas cuarenta proyecciones al día, se vendieron sólo 300 entradas) y la concejala del Ayuntamiento en 4.600 (dos mil trescientas entradas, vamos, suficiente papel para acabar con la reserva del Amazonas). Sea como fuera, cosquillas para reducir un gasto de más de millón y medio de euros, que es lo que cuesta un sarao –en su edición más barata, que fue esta última- que sólo sirve para que la alcaldesa se retrate con estrellas –previo pago de cifras astronómicas, obviamente- y a los valencianos nos queden en el mejor de los casos, esculturas como la que homenajea a Antonio Ferrandis coronando el paseo de las estrellas de la Mostra, en el paseo marítimo de la ciudad.

PD: Un detalle sobre la foto: él sonríe porque le dieron 24.000 euros por venir y ella porque no los pagó de su bolsillo, sino del nuestro. Como el millón restante.

PD2: Con tanto que les gusta que Valencia sea la Ciudad de esto o aquello, me pregunto si la presencia de semejante estatua -no por el homenajeado sino por la calidad artística de la misma- no hace digna a la capital del Turia de ser también la Capital de lo Freak. Ya me cuentan (pinchar las fotos para ampliar).

Ferrandis 01

Ferrandis 02


Ferrandis 03


Paseo Mostra 01


Paseo Mostra 02

PD3: Lauren Bacall, una mediterránea de pro, también se llevó lo suyo cuando vino a la Mostra. (Y me voy, que viene la poli).

Publicar un comentario