01 diciembre 2006

Todo es empezar (o no)

Que no se diga que no rectifico. Si antes les cuento que Camps no asume ninguno de los errores de la gestión de su partido en la Comunitat, antes sale el president de la Generalitat a la palestra para pedir perdón. Y es que como les conté, tras la comparecencia de su colega Matas en Baleares a principios de semana, Camps quedaba en evidencia. Así aprovechó su cita de los jueves en les Corts, para pedir disculpas, aunque eso sí, sólo por los continuos incidentes en la línea mortal -la 1- de Metrovalencia.

Lo que sucede es que sus disculpas no resisten la comparación con las de Matas. Mientras el balear lo hacía por haber amparado a un presunto corrupto, los presuntos corruptos del PPCV -declarando en los tribunales valencianos- no se pueden contar con los dedos de la mano y Camps ni se inmuta (es más, ni siquiera se ha desmarcado de su alcalde condenado en Vilareal). Pero es que eso no es lo más grave. Lo más grave es que se disculpe por unas averías en el metro, cuando todavía no ha hecho lo propio por el accidente mortal en la misma línea desde el pasado mes de julio.

* Lo expresan con menos rabia aunque seguro que mejor en el editorial de hoy de Levante-EMV.

Publicar un comentario