17 diciembre 2006

¿Son los políticos valencianos los más sinvergüenzas?


Comunicado por los dos periódicos más vendidos de Valencia con diferente punto de vista (mientras en Levante-EMV personalizan la iniciativa del regalo en la figura del presidente de les Corts, Julio de España, en Las Provincias la atribuyen al consenso de los diputados), lo cierto es que los representantes valencianos en el máximo organismo de la Comunitat, tienen la cara muy dura. Por eso, al margen del regalo recibido por parte de los ciudadanos que les entregamos un sueldo nada despreciable por representarnos, cada Navidad, desde hace unos años, han decidido hacerse un bonito regalo a costa de las arcas públicas.

Citando la noticia de Levante, "el año pasado, De España regaló a los parlamentarios un monitor TFT de 17 pulgadas con sintonizador de televisión, valorado en unos 350 euros; y el año anterior, una videocámara digital Samsung, con un coste de unos 400 euros." Y este año se le suma a la colección una PDA valorada en 300 euros. Teniendo en cuenta que en les Corts hay 89 diputados pueden hacer cuentas ustedes mismos.

Pero, se preguntarán ustedes, ¿ninguno renuncia al regalo? Pues no. Es más, el primer diputado que renunció al regalo del pasado año, el ecologista Carles Arnal (un tránsfuga del PP, lo donó días después de que Arnal se desmarcara en solitario), le han premiado en Esquerra Unida con su salida de la lista de cara a las élecciones del próximo año (y es que no avisó de su gesto al resto de su grupo, lo que dejó a sus compañeros con tele, pero también con el culo al aire).

Y para colmo ahora, un año después y a meses escasos de las elecciones, lejos de renunciar al presente, los diputados han pactado su naturaleza-según informan los dos periódicos- y tan contentos. Que lo admitan los diputados del PP me parece normal, pues es una costumbre -esta de autoregalarse descaradamente fruslerías con el dinero de los ciudadanos- que ellos pusieron en marcha; pero que lo secunden PSPV y EU me parece intolerable.

Mi pregunta es: ¿en su comunidad son tan sinvergüenzas los políticos como en la mía? Y no lo digo por lo de "mal de muchos, consuelo de tontos". Es que no podemos permanecer mudos ante semejante tomadura de pelo.

Publicar un comentario