22 noviembre 2006

¿Qué le da Putin a la Parca?

Habrá quien diga que es casual, pero desde Stalin en la antigua Unión Soviética nadie se había visto tan beneficiado por las muerte de sus enemigos como ahora el presidente ruso Vladímir Putin. Claro que aquél era comunista (o eso decía) y sus crueles vendettas están probadas, mientras que nuestro coetáneo líder es un buen capitalista al parecer beneficiado por el azar y pocos se atreven a decir esta boca es mía. El último que la abrió fue Alexander Litvinenko, ex coronel de los servicios secretos rusos, opositor a Putin y exiliado en el Reino Unido desde 2001, y ahora se debate entre la vida y la muerte en una cama de hospital con síntomas de envenenamiento. Él no ha dejado este mundo (todavía), pero casos de muertes que benefician al presidente ruso hay a montones, desde asesinatos selectivos como el reciente de la periodista Ana Politkóvskaya -que investigaba Litvinenko-, hasta grandes tragedias que se remontan a sus inicios al frente del gobierno ruso, como las del hundimiento del Kursk, el secuestro de la escuela de Osetia o el asalto al Teatro Dubrovka, gestionadas de manera tal que nunca queda vivo alguien que pudiera dar una voz contrario a la del líder ruso. Es más, de algunas de éstas ha salido incluso hasta reforzado. Es lo que tiene que controles todos los medios de comunicación de dentro y que desde fuera te digan lo grande que eres, aunque te quieran por lo que tienes.

Publicar un comentario