16 noviembre 2006

Hip hop en el nº1 (que nadie se entere)

Ayer salió la nueva lista de ventas de Promusicae (la antigua AFYVE) y hoy ya se hacen todos los medios eco del número 1 de Alejandro Sanz con su nuevo disco. A nadie se le escapará el logro, igual que tampoco nadie pudo ignorar que David Bisbal hace unas semanas sacaba un nuevo disco y que también logró lo propio en su debut (aunque nadie diga ahora que el álbum no esté funcionando a la altura de las expectativas generadas por el cantante saltimbanqui, y pese a la promoción que le dio TVE a costa del bolsillo de todos los españoles).

No obstante, la pasada semana un grupo de hip hop, Violadores del Verso, lograba lo que nunca antes había sucedido en nuestro país, colocar un álbum de rap en español en lo más alto de la lista de ventas; y muy pocos, por no decir nadie, se hizo eco de tan magno acontecimiento. Y es que cómo si no se ha de calificar el hecho de que, después de más de dos décadas del nacimiento del último gran género de la contracultura musical, nuestro país por fin haya dado alguna muestra de despertarse de su aletargamiento generado por décadas de manolos escobares y mecanos.

No soy yo precisamente un gran fan del hip hop (aunque disfrute como un enano con los progresos de La Excepción), aunque sí de la información. Y por eso, aunque sea una semana tarde, me hago eco del logro de Violadores Del Verso y de todos sus seguidores, pues no sólo se es rebelde bajándose discos de internet (los malos que nos venden las radiofórmulas), sino también comprándolos (los buenos, los hechos con las tripas y el corazón).

Si quieres pueden ver a continuación el primer vídeo extraído de Vivir Para Contarlo, el disco que ha marcado un hito en la historia de la música española. Les garantizo que, a pesar de todo, no tendrán muchas más oportunidades de escucharlo en las radiofórmulas.

Publicar un comentario