16 noviembre 2006

Hay que tener cara

"El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José María Cuevas, ha asegurado en la Asamblea General de la patronal que esta organización defenderá la unidad española "por encima de circunstanciales y extrañas definiciones".

En su primera aparición pública tras haber estado hospitalizado durante 11 días, Cuevas presidió la Asamblea que aprobó por unanimidad los nuevos estatutos y el código de buenas conductas de la patronal, y pronunció un discurso cargado de contenido político.

Así, aunque consideró que España "va razonablemente bien en lo económico" y "existe una moderada concordia en lo social", dijo observar "con temor" la "evolución del resto de las cuestiones públicas", entre las que citó el debate territorial, la política de inmigración y relaciones internacionales y "las negociaciones emprendidas para el cese del terrorismo".

Ése es sólo un fragmento de la noticia que publica El Mundo.es respecto a las declaraciones realizadas por Cuevas ayer en la Asamblea. No haré aquí un chiste poniendo la enfermedad -que desconozco- que le ha tenido convaleciente según apunta la noticia, como excusa de lo expuesto por el personaje, aunque sí señalaré el cinismo e hipocresía recogidos en sus palabras, así como la ingenuidad del que se las crea.


Y es que entiendo que por sus afinidades políticas tenga ganas de arrear al gobierno aunque los índices macroecómicos que tanto le interesan a él y los suyos -a los ciudadanos rasos nos sirven de bien poco- no inviten al ataque ("España va bien" que decía aquél refiriéndose a lo mismo). Lo que es de chiste es que, además de hablar del peligro que corre la unidad de España (puedo imaginar que prensa lee) y criticar la política internacional del gobierno (cuando la visita ayer del presidente/dictador de Guinea Ecuatorial sólo responde a intereses empresariales), cite como problemática la inmigración, pues si alguien sale beneficiado de que vengan inmigrantes dispuestos a trabajar por sueldos por los que muchos españoles no doblarían el lomo, esos son muchos de sus correligionarios.

Que quede claro a los que compartan sus pensamientos. Cuevas, su organización y los últimos gobiernos -PP y PSOE- han ido juntos de la mano para facilitar el despido y hacer que ahora suframos los ciudadanos de a pie una inestabilidad laboral sin precedentes. Y ahora para colmo, pone la inmigración como cabeza de turco: además de explotarlos haciéndoles currar por cuatro duros, tendrán ellos la culpa de la falta de empleo y el cierre de las empresas que, a pesar de tener beneficios, se trasladan a países donde la mano de obra es aún más barata. No señor, si alguien es más culpable de la situación que vivimos, ése es usted. Menos cinismo.

Publicar un comentario